AventArte

Un lugar de cuentos, imágenes y sentimientos.

LA BONDAD, LA BELLEZA Y EL VERSO

44 comentarios

Érase una vez una niña que un día, sin saber muy bien por qué, se enfadó con la letra Uve.  Todas las cosas que ella odiaba contenían esta letra, la envidia, el vicio, la vanidad

En cambio la Be, era como ella, que se definía a sí misma como bienhechora, buena y un poco bobalicona. La Be era su espejo. En ella encontraba sabiduría, bienestar, belleza

Así pues, decidió desterrar a la Uve y eliminarla de su vocabulario.  A partir de ahora, no volvería a utilizar palabrasVioleta / Violet que contuviesen esta letra.  Con la Be, tenía más que suficiente.

La letra Be se sintió muy triste.  Había crecido junto a la Uve y desde niñas habían sido inseparables, tanto, que a veces la gente no podía distinguirlas y las utilizaban indistintamente. Cierto que la Be era un poco más alta y redondita, por eso, sobre todo los niños, se referían a ellas como la Be alta y la Be baja.

La Be no estaba completa sin su amiga.  Ella era capaz de crear palabras que transmitiesen la caricia del beso o del abrazo, ya que, para pronunciarla, se debían colocar los labios, de tal manera, que si en ese momento se fotografiaba a aquel que la nombraba, podría creerse que enviaba un beso a la persona a la que se dirigía. Pero carecía de la fuerza y la valentía de la Uve.

Trató de convencer a la niña de que le diese una oportunidad a su amiga y de que la conociese un poco mejor, pero ésta no quiso ni escucharla.

Y la niña salió al mundo. Y durante muchos años se olvidó de que existía la letra Uve y todos los valores con los que ella se encontraba cómoda contenían la letra Be.

Y la niña, ya no tan niña, descubrió el mar y se enamoró de él.  Y lo trajo a su vida y siempre se sentía acariciada por su roce.

Y a la niña, ya no tan niña, le crecieron alas y subió muy alto, lo más cerca que pudo de la luna de la que también estaba enamorada.

Y la niña, ya no tan niña, anhelaba soñar y sentir la magia.  Y seguía siendo noble y bondadosa y acogía entre sus alas a todo aquel que pasaba por su lado. Y sus alas, crecidas del paso de los tiempos, cada vez eran más fuertes y la llevaban más alto a lugares desde donde podía contemplar las cosas con mayor perspectiva.

Un día la niña, ya no tan niña, decidió que quería desplegar sus alas y compartir todo aquello tan bello que había descubierto y decidió ser escritora para poder hablar sobre el mar, la luna, sus sueños…  Pero al faltarle la Uve no podía contar lo que sentía cuando al sobrevolar el mar el viento acariciaba su rostro, ni el placer de volar al lado de otras aves y escuchar el grito de las gaviotas ni del sonido del viento cuando chocaba contra las velas de los barcos.

Había descubierto el valor para gritar las verdades al viento, la suavidad de las olas en la orilla de la playa y el color verde del mar adentro. Pero nada de eso podía contarlo sin Uve.

Su propia voz no existía porque no podía nombrarla.  Era poeta, pero no podía hacer versos.  Amaba los colores. Soñaba en colores.  Pero a pesar de la gran variedad de que disponía echaba de menos el verde, el violeta, el color vino…y lo que más le dolía, no podía nombrar a la primavera.

Quería hablar de la vida, de la valentía de aquel que deja ver a los demás su vulnerabilidad venciendo el temor a sufrir algún daño y abriendo así las ventanas al amor y a la verdad.  Por primera vez en su vida echó de menos a la Uve y se propuso buscarla.  Precisamente uno de los valores de la niña, ya no tan niña, era su gran fuerza de voluntad y el valor para reconocer sus errores.

Deseó encontrarla y pedirle perdón por haberla apartado de su lado y sobre todo, convencerla para que volviese con ella.  Al principio, no supo por donde buscar y vagó durante un tiempo sin rumbo. Por ventura, recordó que la Be siempre había tratado de reivindicar el espacio que le correspondía a su amiga y de devolverle su valor, aunque ella nunca la escuchó.  Y la encontró, compartiendo espacio con la Be, arropada bajo sus alas porque como sabemos, al igual que nuestra niña, ya no tan niña, la Be es buena, bienhechora y según ella, un poco bobalicona.

Durante ese tiempo que habían pasado juntas, la Be y la Uve habían construido palabras como bravura, brevedad, previsible, ambivalente y otras muchas en las que entre las dos daban la idea de fuerza y amor.  El reencuentro fue alegre. La Uve aceptó las disculpas y demostró que nunca había sido vil, ni vengativa, ni envidiosa.Y con el tiempo, la niña, ya no tan niña, o quizás, ahora más niña que nunca, recibió de la vida el mayor de los tesoros, su hija.  Y le pareció tan valiosa que la llamó Victoria.

Con Uve mayúscula.


Ana Isabel García Capapey.-  2009

Anuncios

44 pensamientos en “LA BONDAD, LA BELLEZA Y EL VERSO

  1. felicidades, una gran historia en un relato corto.

  2. Muchas gracias Jose.

  3. BraVo, BraVísimo!!! ;)) Bs

  4. Muchas gracias a todos por vuestras palabras. Es lo que anima a seguir.

  5. Vaya tela! Precioso cuento….para pensar. Creo que esto me va a gustar mucho, prometo ser fiel seguidora de vuestro blog. Enhorabuena.

  6. Está claro que nunca estaremos completos si no exploramos todo lo que hay a nuestro alrededor y todas la posibilidades que nos da la Vida.

    Un Gran cuento, acompañado de fotos hermosas.

    ¡FELICIDADES!

    Y … bienvenidas a esta Gran Familia virtual.

  7. Muchas gracias Chus y Susana, como dice Anabel, vuestros mensajes nos animan a seguir. 🙂

  8. Genial chicas!!
    Ya tenemos un bonito cuento para leerle a nuestra peque (con permiso de la autora).
    Formais un gran equipo.
    Mucho animo muchas ganas y muchisima inspiración.
    Besicos!!

    • Gracias, gracias, gracias… para los tres.

      La autora se me ha marchao a la playa, pero seguro que os dará permiso, solo os pediremos a cambio que nos dejéis darle algún achuchón a la peque… 😉

      Besos.

  9. ¡Jolín, me ha encantado! ¡Os ha quedado precioso! Pienso meterme a menudo asi que… a trabajar las dos. Un besico.
    Belén.

  10. Me ha encantado el cuento-poema.
    Precioso en su sencillez, y muy imaginativo.
    No sé como funciona esto de los blogs, pero estaré atenta al vuestro.
    Felicidades.
    Amparo

    • Muchas gracias Amparo. Y si te digo la verdad, yo estoy aprendiendo sobre la marcha como funciona esto de los blogs, podemos hacer el aprendizaje juntas… 🙂

  11. de verdad que no se que decir, me ha encantado.
    besos.

  12. Hola a todos, veréis, soy la protagonista del cuento de Anabel, y de nuevo al leerlo he vuelto a emocionarme, todo que cuenta es Verdad, y me siento orgullosísima de que ahora lo podais leer vosotrosd, así vuelo acompañada. Anabel apareció en mi vida así de puntillas como por descuido una tarde en que creía sosa y vacía, ¡qué ignorancia! esa tarde encontré además de dos amigas, la niña que tenía escondida, la arropé y sigue conmigo.
    Queridos amigos de Anabel, sí, como ella dice escribo poemas, cuentos, en definitiva Vuelo, mis escritos me permiten soñar. Anabel, de nuevo gracias por aparecer, estar y compartir. Un beso

    • Hola María José, como Anabel está por la playita y no sé si se podrá conectar, me permito darte la bienvenida a nuestro blog.

      Me alegra mucho conocerte, aunque solo sea vía internet. Cuando Anabel me contó la historia, también me emocioné y me pareció una historia maravillosa.

      Muchísimas gracias por tu visita. Un beso.

  13. Felicidades por tu blog, te he enlazado en l mío para que te lleguen más visitas. ¡Suerte!Un saludo

    • Muchas gracias Sofi, nosotras también te hemos “enlazado”, a ver si te mandamos algún visitante, aunque todavía no tenemos muchas visitas 😉 Un beso.

  14. Que preciosidad de texto Ana. Como tus fotos, delicado y lleno de belleza interior y exterior. 🙂

  15. ¡Hola a todos! acabo de venir de la playa y allí no he tenido Internet, así que ahora, con tantos comentarios no se a quien contestar primero. Menos mal, que viky ha estado ahí, agradeciendo a todos.
    Muchísimas gracias a todos. A Javi y a Diana. Por supuesto que el cuento está ahí para que se utilice con vuestros hijos, alumnos y para cualquiera a quien creais que le puede decir algo o simplemente que le guste. Lo bueno que tiene el cuento es que cuando lo lee mucha gente cada uno se queda con aquello que tiene por ahí dando vueltas en ese momento. A cada uno le llega una cosa distinta. Si hay halgo que te toca directamente dices:¡Anda, esto me pasa a mí! y si no siempre puedes decir: Esto no es más que un cuento. Un abrazo y encantada de que esteis ahí, acompañándonos.

  16. Gracias, Mª josé por tus palabras. Mª José es, como ella dice, la protagonista del cuento. Nos conocimos precisamente en un taller de cuentos que yo impartía en su pueblo y fue un flechazo. Me regáló uno de sus libros y comentamos sobre uno de los escritos en el que ella hablaba de los “balores” con be, porque los valores con uve no le gustaban. Al seguir hablando sobre su vida, su infancia y la enfermedad que de niña la mantuvo como en una urna a mi me llegó como una dualidad amor-odio hacia la vida y por otra parte toda su lucha por vivir, por crecer, por llegar a donde ahora está con tanto esfuerzo y alegría. Pero lo que más me impactó fué cuando me enseñó la foto de su hija (una hija preciosa y de la que está superorgullosa) y me dijo su nombre: Victoria. Esa noche casi no pude dormir, todas las palabras con uve me daban vueltas en la cabeza. Y de ahí salió este cuento. Y de ahí surgió una amistad que va cobrando fuerza con cada encuentro. Muchísimas gracias y un abrazo.

    • Gracias de nuevo Anabel y bienvenida de ese mar que tanto amo y tanto reflejo en mis poemas y relatos, espero que hayas encontrado en él la paz y la calma que trasmiten tus palabras.
      Otra vez me emocionan tus palabras, otra vez el orgullo de ser madre de Victoria aflora. Victoria fue un gran victoria, pues nos llenó felicidad y sigue haciéndolo, su gran corazón acoge a todo su alrededor, su alegría contagiosa está acompañándome en mi enfermedad y en mi vida, disfruto de ella y es mi gran tesoro.
      Anabel, gracias por permitirme entrar en tú mundo, y compartir con tus amigos mis pensamientos. Un abrazo para todos y un besico para ti

      • Hola de nuevo Anabel y Ana, otra “bella” historia que nos invita aconocer la sensibilidad y el corazón de la escritora, otro relato que nos enseña a no desesperar, a creer que los sueños si se desean con intensidad, pueden realizarse y que nos invita a reflexionar sobre la bondad y la persistencia, a no abandonar nuestros principios, pero sobre todo a mantener la esperanza de que nada hay tan cierto como el corazón humano.
        Gracias Anabel, de nuevo has vuelto a emocionarme. Un beso para ti y un saludo para los visitantes de tu página.

  17. Muchas gracias María José.

  18. Son preciosos y de una sensibilidad extraordinaria, tanto los relatos como las fotografías.
    Felicidades y continuar.

  19. Felicidades, sigue escribiendo porque nos encanta leerte.

  20. ¡Muchas gracias por dejarnos soñar con un cuento tan lindo!

    Lo voy a compartir con una niña nicaraguense que es una apadrinada y que inventa cuentos tambíén. Sé que le va a gustar mucho.

    Un gran Beso con la B Alta que ya está feliz.

    Sheli

    • Por supuesto que sí. Ofréceselo con todo mi cariño y si te apetece enviarnos alguno de sus cuentos lo publicamos desde aquí. Ya ves que nos gusta sacar a la luz a gente maravillosa, Estaremos encantadas de darla a conocer. Háblanos también de tu relación con ella y de cómo ha sido eso de apadrinarla. Es posible que alguien más se anime.
      Un gran abrazo, Sheli. Y otro para nuestra amiga nicaragüense.

  21. Me gusta repasar páginas anteriores para recordar comentarios y siempre descubro algo nuevo, este mensaje va dedicado a Belén Llamas, ¿Tienes una hermana que se llama Maite? Si es así que alegrón. A ver si este blog sirve de reencuentros emocionantes? Ya os informaré de mis pesquisas.
    Besiscos belen y disculpa mi intromisión.

  22. María José, Belén es una amiguica mía de las fotos, un encanto. Ya le he transmitido tu mensaje por correo.

  23. Pues ya está claro, efectivamente es quien tu pensabas.

    Me ha dicho que su hermana nos suele visitar a menudo, así que la he animado a que nos deje algún comentario para conocerla.

    Un besico.

  24. Solo decirle a Maite que la quiero un montón y ni el tiempo ni la distancia, hacen olvidar los momentos compartidos.

  25. Que Bonito el cuento Jose, y esa niña que sueña, vuela y juega con las palabras, que no lo deje de hacer nunca.

  26. ¡Cuánta grandeza hay en este rinconcito de “aventarte”! Gracias Anabel, por dejarme compartir todo esto y seguir aprendiendo a tu lado. Un abrazo muy grande y seguiré fiel este blog.

    • Hola Teresa,

      Bienvenida a nuestro blog, esperamos verte a menudo por aquí.

    • Hola Teresa. ¡Qué alegría tenerte por aquí! Y, sobre todo, que te haya gustado nuestro espacio.
      Como ves, esta puede ser una forma de mantener el contacto después de terminado el curso.
      Gracias por tu visita y un abrazo.

  27. Pingback: EXPOSICIÓN “ÉRASE UNA VEZ UN LIBRO” | AventArte

  28. Pingback: HOY CUMPLIMOS 5 AÑOS | AventArte

  29. Pingback: +100.000 VISITAS | AventArte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s