AventArte

Un lugar de cuentos, imágenes y sentimientos.

IO SONO L’AMORE

2 comentarios

Un relato sobre la vida, los valores, la crueldad y la ética de las grandes familias industriales de Italia, acogido favorablemente por público y crítica en Venecia, Toronto, Pusan y Sundance
Título original: Io sono l’amore. Dirección: Luca Guadagnino. País: Italia. Año: 2009. Duración: 123 min. Género: Drama. Interpretación: Tilda Swinton (Emma Recchi), Flavio Parenti (Edoardo, hijo), Edoardo Gabbriellini (Antonio), Alba Rohrwacher (Elisabetta), Pippo Delbono (Tancredi), Maria Paiato (Ida), Diane Fleri (Eva), Waris Ahluwalia (Sr. Kubelkian), Gabriele Ferzetti (Edoardo Recchi), Marisa Berenson (Allegra). Guión: Barbara Alberti, Ivan Cotronero, Walter Fasano y Luca Guadagnino; basado en un argumento de Luca Guadagnino. Producción: Luca Guadagnino, Tilda Swinton, Alessandro Usai, Francesco Melzi D’Eril, Marco Morabito y Massimiliano Violante. Música: John Adams. Fotografía: Yorick Le Saux. Montaje: Walter Fasano. Dirección artística: Francesca Di Mottola. Vestuario: Antonella Cannarozzi.  No recomendada para menores de 12 años.

Una amiga que conoce mi afición a la fotografía me recomendó esta película, precisamente por el planteamiento fotográfico tan especial que tiene. Y arrastré a Anabel al cine, ella también os contará su opinión, aunque salió un “pelín” decepcionada. Yo, dejando claro en primer lugar que no entiendo de cine, voy a tratar de explicaros lo que vi y lo que sentí.

Comienza con unas tomas de un Milán nevado, que podrían parecer bellas imágenes en blanco y negro, pero en las que se descubren pequeños toques de color, una señal de tráfico, un cartel publicitario, un semáforo. Perfectamente encuadradas y formando composiciones muy interesantes.  Leí una crítica que decía: “cada secuencia está planteada con un mimo casi pictórico” y efectivamente esa es la sensación que saqué.

Primeros planos impresionantes que nos dejan ver de cerca los gestos y expresiones, a veces a costa de los diálogos.  No se me había ocurrido que la “fotografía de aproximación”, los que conocéis mis fotos ya sabéis como me gusta, puede ser tan eficaz en una película.  Una escena de sexo vista “tan de cerca”, en la que se ve todo y no se enseña nada, sugiriendo más que mostrando, me pareció espectacular.   Al mismo tiempo que nos enseñan hasta los poros de la piel, van saliendo imágenes de flores, plantas y bichos que tienen alrededor, todo ello a corta distancia.

La comida es un ingrediente importante y también hay acercamientos muy interesantes, especialmente en un plato de langostinos que se “come” la protagonista.


Jugando con el enfoque y desenfoque para atraer la atención, luces y sombras que cobran protagonismo, como en ese momento de un beso que adivinamos pero que no llegamos a ver.

Movimientos a veces continuos de la cámara, que te dan la sensación de estar en movimiento.  Comentaba con Anabel que en una escena en la que nos llevan por una estrecha carretera de montaña, estuve a punto de marearme y lo digo en serio.

Estuve tan concentrada en la fotografía que reconozco que pasé un poco por encima de la historia, hasta que llegó la tragedia y ahí me olvidé de la fotografía y traté de entender lo que estaba pasando. Creo que al igual que hacen con la fotografía, que sugieren pero no enseñan, con la historia hacen lo mismo.  Cuentan lo justo para que el resto lo intuyas o lo adivines.

Una vez acabada la película y analizando lo que ví y especialmente lo que no ví, he  conseguido hacerme una idea de la historia y me ha quedado la sensación de que en general me gustó.  Lo que más me decepcionó fue el final y desde luego un 10 en fotografía.

Ana

Yo, por mi parte, recomendaría la película a aquellos que disfrutan con la fotografía, que me pareció espectacular. Increíble las fotografías de piel (las caras de las dos protagonistas, la escena de sexo sobre la que hablaba Ana…la lluvia que va calando las estatuas del cementerio, los contraluces…

La historia comenzó bien. Para mi gusto prometía. Pero luego fue transcurriendo la película y no me llegaba sobre lo que ocurría nada que me pareciese interesante. Verdaderamente, todo quedaba insinuado hasta el punto de que dos señores que había a mi lado dijeron varias veces.”esto es un corte, ha habido un corte” y muchas otras: “no pasa nada, aquí no pasa nada” lo que tampoco contribuía a que pudiese concentrarme mucho. Al final se fueron.

La verdad es que con los temas que toca (amor fraterno, amor filial, amor de una mujer madura, casada, con un hombre mucho más joven amigo de su hijo, el abuelo que, contra lo que se espera, no deja la empresa en manos de su único hijo sino que incluye también a uno de sus nietos, ya que dice que van a ser necesarios dos hombres para poder sustituirlo, muerte, vida…nostalgia sobre la patria abandonada…) en fin, con todo eso esperaba algo intimista y tranquilo pero intenso y no lo encontré.

Anabel

Bueno y si la habéis visto o, después de leer nuestra “crítica”, os apetece ir a verla.  Nos encantaría conocer que os ha parecido.

Anuncios

Autor: Ana

Una fotógrafa que no lo es, sólo juega a serlo.

2 pensamientos en “IO SONO L’AMORE

  1. ¿leches? No te ha gustado nada… Te ha parecido excelente… Te hemos dejao sin palabras…

    ¡Leches, no sé lo que quieres decir hermanito!!! 😉

    Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s