AventArte

Un lugar de cuentos, imágenes y sentimientos.

COMO AGUA PARA CHOCOLATE

27 comentarios

Como Agua para Chocolate

La cebolla tiene que estar finamente picada. Les sugiero ponerse un pequeño trozo de cebolla en la mollera con el fin de evitar el molesto lagrimeo que se produce cuando uno la está cortando. Lo malo de llorar cuando uno pica cebolla no es el simple hecho de llorar, sino que a veces uno empieza, como quien dice, se pica, y ya no puede parar. No sé si a ustedes les ha pasado pero a mí la mera verdad sí. Infinidad de veces. Mamá decía que era porque yo soy igual de sensible a la cebolla que Tita, mi tía abuela.

Este es el comienzo del magnífico libro de Laura Esquivel “Como Agua para Chocolate”.   Esto no pretende ser una reseña, esa labor se la dejó a mis amigos de Libros y Literatura, que lo hacen de maravilla, si os gusta leer y no los habéis visitado todavía, ya estáis tardando, merece la pena seguirlos.

Como decía esto no es una reseña, además ya sabéis que yo soy “la de las fotos”.  Y es verdad, pero hay algo que me gusta más que hacer fotos, leer.   Puedo pasarme varios días sin tocar la cámara, pero no sé que haría si no pudiera abrir un libro cada día.

Por eso no puedo evitar que en mis fotos quede reflejada mi pasión por la lectura.  Unas veces porque cuando veo la imagen que he tomado, me recuerda algún libro o bien busco a propósito algún texto o poesía para acompañarla, pero en esta ocasión, fue algo premeditado, quería dedicarle una foto a este libro.  Le dí muchas vueltas, tenía varias ideas, una de ellas tenía que ver con la colcha que teje Tita, pero no me salió nada decente.  Así que probé con la cocina y encontré la inspiración en los primeros párrafos del libro.

Coloqué todos los elementos de diferentes formas, hasta que me pareció encontrar la composición que buscaba, añadí la botella de aceite al fondo, porque me gustaba ese toque dorado.  La iluminación procedía de una ventana a la derecha.  Creo que tendría que haber enfocado mejor sobre la cebolla cortada y también tendría que haberla cortado más, pero me empezaban a picar los ojos y pensé que no podría hacer bien la foto si empezaba a llorar 😉  Por supuesto hay una edición posterior con Photoshop,  recorte para mejorar la composición, corrección de contraste, algo de enfoque y, si no recuerdo mal,  y aunque utilicé una cartulina negra, oscurecí el fondo para que se viera totalmente negro y uniforme.

Cámara:  Sony A350
Objetivo:  18-70
Exposición:  4 segundos
Apertura:  F/16
Lente:  40 mm.
Velocidad ISO:  100
Sin flash
Trípode
 
 
Anuncios

Autor: Ana

Una fotógrafa que no lo es, sólo juega a serlo.

27 pensamientos en “COMO AGUA PARA CHOCOLATE

  1. Hola Ana! Muchísimas gracias por el comentario que haces de nuestro blog, Libros y Literatura. Me alegra que te guste lo que hacemos.

    He leído cuatro o cinco veces en mi vida “Como agua para chocolate”. Es un libro maravilloso, que recomiendo a todo el mundo… Quizá tenga un punto triste, como la vida, pero está lleno de ilusión, esfuerzo y ganas de vivir… ¡Magnífico!

    • Gracias Iván, me encanta vuestro blog, solo tiene un problema y es que está haciendo tan larga mi lista de lecturas pendientes, que empiezo a preguntarme si necesitare otra vida para poder leerlos todos.

      “Como agua para chocolate” es uno de mis libros favoritos, yo también lo he leido varias veces, es más ayer mientras preparaba la entrada, empecé a leerlo de nuevo y creo caerá otra vez más. Es verdad que tiene un punto triste, pero está tan bien llevado…

  2. Me encanta la foto, cómo se nota la humedad en una parte de la cebolla. Por cierto ¿De donde es esa botella de aceite???

    El libro: Extraordinario.

    Un abrazo!

    • Me parece que vas a ser una “alumna” aventajada, veo que te fijas en detalles interesantes.

      ¿La botella? Pues compramos un juego para el aceite y para el vinagre balsámico y lo vamos rellenando, quedan más “monos” que los de plástico y salen mucho mejor en las fotos 😉

      Extraordinario, desde luego.

      Un beso.

  3. ¡excelente fotografía! muy bueno el tip de la cartulina negra…siempre tengo problemas con el fondo en las fotografías que tomo con los libros y nunca se me habría ocurrido 😉
    El libro de mi compatriota es maravilloso…ese hablar de la comida y las emociones…después de leerlo estudié ayurveda y ¿sabes qué aprendí? que el estado de ánimo del cocinero realmente impregna a los alimentos de energías curativas (o no). Y recordé como Tita hizo la comida para la boda de la hermana y todos los invitados lloraban ¿te acuerdas? así que hay que estar alegres y hacer las comidas con amor ¡para que sane el alma de quien la coma y haya alegría en su vida!
    Esa cebolla se ve bravísima desde aquí…con razón te hizo llorar.

    • Gracias Ale.

      Tendré que cambiar mi manera de cocinar, que siempre voy con prisa y eso no puede transmitir nada bueno. Intentaré darle más tiempo, más amor y alegría, para mi familia.

      ¡La cebolla era realmente fuerte!!!

      Un saludo.

      Ana

  4. ¡Qué pasada la foto! Me encanta el reflejo de la cebolla en el cuchillo y el aspecto húmedo y lechoso de la cebolla. Buen efecto la cartulina.
    Sobre el libro, para mí es uno de esos libros que puedes leer muchas veces a lo largo de tu vida. Siempre le encuentras algo nuevo y además, resulta diferente según tu estado de ánimo, igual que la comida.
    Por cierto, ¿habéis leído “La ley del amor”? también de Laura Esquivel. Yo lo leí en un viaje y al principio no me gustó nada. No sabía si hablaba en serio, en broma o de que iba, pero como no tenía otro y yo no puedo estar sin leer seguí adelante. Hoy, pienso que lo habré leído unas cuatro o cinco veces y siempre disfruto. Os lo recomiendo.

  5. Muchas gracias Anabel.

    Esta misma noche, voy a empezar a releer “La ley del amor”, que justo esta mañana he terminado el que estaba leyendo, y hace mucho tiempo que lo leí, me apetece recordarlo.

    Un beso.

    Ana

  6. El libro tambien me gusto mucho en su dia y sin embargo no he vuelto a leer nada de Laura Esquivel, sera que no se ha vuelto a cruzar en mi camino. La fotografía es otra de mis pasiones y sin embargo no soy nada buena y mira que lo he intentado, esa foto me parece muy muy buena… Felicidades.

    • Gracias wenperla. Hay otro libro de Laura Esquivel que habla sobre las emociones, pero a mí, personalmente me gustan mucho más “como agua para chocolate” o “la ley del amor”. Con lo de las fotos, si te gusta, sigue intentándolo. Puedes comenzar con esos pequeños consejos que nos daba Vicky el otro día y a ver que pasa.

  7. ¡Wow con tu blog! Es arte lo que haces. ¡Qué gusto descubrirte! ¡Un abrazo!
    Y sí: ese libro es la onda.

  8. Bueno, como ya habréis visto, el comentario anterior era para Carmina.
    Wenperla, me alegro de que te guste nuestro blog. De momento estamos aprendiendo, la verdad es que con muchas ganas. Y lo que más anima son los comentarios de las personas que entrais a visitarnos. No sé si has visto la presentación. Queremos trabajar en el tema de los sentimientos y las emociones a través de la fotografía y la escritura (cuentos, poemas, reflexiones). No hay nada cerrado, así es no sabemos hacia donde se moverá, depende también de vosotros. Os pedimos que participeis con algún poema, vivencia o cualquier cosa que os apetezca compartir. Podemos avisarnos de eventos interesantes (exposiciones, películas, etc) En fín, que es un espacio abierto que queremos compartir con nosotros.

  9. Gracias por acercarte a “Mi Librería”, he llegado aquí para quedarme, tienes un blog muy interesante, profesional, exquisito. Te seguiré con fidelidad.
    Un saludo habanero
    AD

    • Hola Adela, bienvenida.

      Muchas gracias pero el mérito no es solo mío. El blog lo llevamos entre dos, mi amiga Anabel, que escribe cuentos preciosos, y una servidora, que hace lo que puede con las fotos.

      Un beso.

      Ana

  10. Maravillosa entrada!! He disfrutado mucho leyéndola. Es un libro que me gustó mucho cuando lo leí. Despertó en mí nuevas sensaciones…
    La película tampoco está nada mal.
    Una foto muy buena, Ana. Y muy apropiado el fragmento del libro para la foto.

    Un saludo grande!!

  11. ¡Una pasada la foto de la cebolla! Antes de terminar de observarla ya me estaban llorando los ojos…y se me hacía la boca agua. En cuanto al libro…también lo apunto a mi larga lista para este año.
    Gracias Vicky por esas fotos tan preciosas que despiertan los sentidos…los sentimientos y los recuerdos.
    Un besico.

    • Me alegra que te haya gustado la foto y espero que el libro te guste también, ya lo comentaremos.

      Gracias a ti por tu visita. 🙂

      Un beso.

  12. .
    La cebolla es escarcha
    cerrada y pobre.
    Escarcha de tus días
    y de mis noches.
    Hambre y cebolla,
    hielo negro y escarcha
    grande y redonda.
    .
    En la cuna del hambre
    mi niño estaba.
    Con sangre de cebolla
    se amamantaba.
    Pero tu sangre,
    escarchada de azúcar,
    cebolla y hambre.
    .
    Una mujer morena
    resuelta en luna
    se derrama hilo a hilo
    sobre la cuna.
    Ríete, niño,
    que te traigo la luna
    cuando es preciso.
    .
    Alondra de mi casa,
    ríete mucho.
    Es tu risa en tus ojos
    la luz del mundo.
    Ríete tanto
    que mi alma al oírte
    bata el espacio.
    .
    Tu risa me hace libre,
    me pone alas.
    Soledades me quita,
    cárcel me arranca.
    Boca que vuela,
    corazón que en tus labios
    relampaguea.
    .
    Es tu risa la espada
    más victoriosa,
    vencedor de las flores
    y las alondras
    Rival del sol.
    Porvenir de mis huesos
    y de mi amor.
    .
    La carne aleteante,
    súbito el párpado,
    el vivir como nunca
    coloreado.
    ¡Cuánto jilguero
    se remonta, aletea,
    desde tu cuerpo!
    .
    Desperté de ser niño:
    nunca despiertes.
    Triste llevo la boca:
    ríete siempre.
    Siempre en la cuna,
    defendiendo la risa
    pluma por pluma.
    .
    Ser de vuelo tan lato,
    tan extendido,
    que tu carne es el cielo
    recién nacido.
    ¡Si yo pudiera
    remontarme al origen
    de tu carrera!
    .
    Al octavo mes ríes
    con cinco azahares.
    Con cinco diminutas
    ferocidades.
    Con cinco dientes
    como cinco jazmines
    adolescentes.
    .
    Frontera de los besos
    serán mañana,
    cuando en la dentadura
    sientas un arma.
    Sientas un fuego
    correr dientes abajo
    buscando el centro.
    .
    Vuela niño en la doble
    luna del pecho:
    él, triste de cebolla,
    tú, satisfecho.
    No te derrumbes.
    No sepas lo que pasa ni
    lo que ocurre.

  13. Querida Ana la red nos unió. Me ha gustado que me encontraras, no sé cómo ha sido pero feliz de poder compartir y enriquecerme con el “quehacer” de otros que nos pueden enseñar mucho. He empezado mi aventura hace muy poquito y con mucha ilusión. Veo que compartimos el gusto por los libros, por la fotografía y por las cosas sencillas de la vida. Me pondré al día con tu cuaderno de bitácoras o “blog” porque hay muchas “entradas” de las que disfrutar. Gracias por haberte asomado a mi ventana, ahora somos vecinas. Un beso. Quiero compartir este tema de Tony Zenet que me da muy buenas vibraciones siempre: http://www.youtube.com/watch?v=C0sECaBBmlE

    • Bienvenida, Esperanza. Encantadas de tenerte por aquí y compartir.

    • Como dice Anabel, bienvenida. Y gracias por esa canción tan bonita que nos has dejado.

      Estupendo estar de vecinas y encontrarnos en este interesante “patio de luces” que estamos creando. 🙂

  14. Uno de la primera peliculicas en espanol que lo vi. Melo encanto! Luz y amor, Shona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s