AventArte

Un lugar de cuentos, imágenes y sentimientos.

LA PANDILLA DE ANABEL

21 comentarios

Así es como Ana les llamó hace un par de semanas cuando le pedí que viniese para hacernos unas fotos, y a mi, cada día me gusta más el nombre.

Realmente son mi pandilla. Juntos nos divertimos, cantamos, nos contamos nuestras cosas; estamos deseando que llegue el día de volver a vernos porque todos tenemos un montón de historias que compartir y nos falta tiempo para ponernos al día.

A veces, también lloramos juntos. La vida nos pone en situaciones difíciles y es un consuelo verse de vez en cuando con la pandilla para poder dejar que nos abracen y nos digan que todo va a salir bien.

Hacemos las cosas normales de una pandilla. Salimos al campo a comer carne asada cuando alguno de los miembros de la panda nos invita a pasar el día en su casa, celebramos las Navidades, hacemos fiestas en la que cada uno lleva alguna cosa de comer, nos juntamos para ver películas y comentarlas… nos llamamos por teléfono, vamos trayendo a nuevos amigos y sobre todo nos queremos. Yo creo que eso es lo más importante, el cariño que ha ido surgiendo en los tres años que llevamos juntos.

La pandilla se formó, casi por casualidad, como suelen formarse las pandillas, en unos cursos sobre “Envejecer con calidad” que yo impartía para la Fundación Rey Ardid y que subvencionaba el Ayuntamiento de Zaragoza. Yo acababa de comenzar a trabajar con el tema de la Terapia Gestalt y ellos estaban deseando aprovechar todo lo que allí se daba. Y surgió el flechazo. Nadie quería separarse al terminar los cursos. Se pidió al Ayuntamiento una continuidad y no había dinero, así que por nuestra cuenta, pidiendo salas aquí y allí nos fuimos reuniendo a salto de mata, cada día en un sitio, a veces en talleres pequeñitos donde teníamos que estar apiñados, pero seguimos porque sentíamos que iba creciendo un fuerte vínculo y valía la pena.

Con el tiempo, la Fundación Rey Ardid nos ofreció una sala en una residencia que estaban a punto de inaugurar en Vía Univérsitas. Y allí seguimos, encantados y agradecidos por el trato que nos dan.

Nos reunimos una vez al mes y hacemos una especie de Terapia Grupal o lo que surge cada día. Y es maravilloso. Verdaderamente, si hubiese que poner un ejemplo sobre cómo se envejece con calidad, elegiría a mi pandilla.

Nuestro lema es que nadie de los miembros de la panda se sienta solo. Crear una red de amigos a los que poder acudir en los malos momentos. No es fácil, porque a veces, aún sabiendo que nuestros amigos están ahí es difícil pedir, pero en ello estamos, y ganas no nos faltan.

Os quiero, chicos y estoy muy orgullosa de vosotros.

Anabel

Anuncios

21 pensamientos en “LA PANDILLA DE ANABEL

  1. Quiero dejar constancia de que pasé una tarde maravillosa ¡Son una pandilla genial!

    Escuché, hablé, reí y me emocioné. Son divertidos, sensibles, a la vez que fuertes y se les ve deseosos de disfrutar de la vida.

    Lamento que el vídeo no se vea demasiado bien. La luz de la sala no era muy buena y mi cámara no daba para más, tampoco el sonido es aceptable, había demasiado eco, pero he querido que lo veáis como mi pequeña aportación a esta gran pandilla.

  2. Me encanta saber lo bien que os lo pasais !!! Es una alegría ver grupos así !!!!

    Y a seguid disfrutando !!! Gracias por enseñárnoslo !!!

  3. Todo lo que cuentas suena tan bien que daría gusto pertenecer a esa pandilla. Me viene a la memoria la “Pandilla de los once”, con Frank Sinatra, Dean Martin, Sammy Davis Jr… ah, es que las pandillas siempre se lo han pasado muy bien . Un saludo!

    • Eso está hecho, Marcos. Lo bueno de esta pandilla es que caben todos. Te vienes una tarde y compartes con nosotros alguno de tus poemas.
      Hace unos meses, pasamos la tarde viendo un corto de Esteban Trigo, un señor que tiene ochenta y tantos años y también vimos uno de mi hija. Fue precioso. Los dos compartieron aplausos, se felicitaron mutuamente, se abrazaron y valoraron el trabajo del otro. Y los demás pudimos comprobar que ni todos los mayores están “chochos” ni todos los jóvenes son una cuadrilla de sinvergüenzas.
      Por cierto, como me gusta también esa pandilla de Frank Sinatra, y todas esas películas ¡Qué gozada!

  4. La pandilla, la cuadrilla, la panda, los amigos, la amistad, todo eso Anabel es fruto de tu cosecha, eres buena sembradora y el grano germina con calidad. Un abrazo muy fuerte a tu panda, te prometí unirme a ellos, a veces es difícil cumplir las promesas, se sinterponen causas ajenas, pero lo dejo en “pendientes” y sigue sembrando, desde aquí abonaremos con palabras de ánimo y cariño.
    Un beso

    • Pues sí, Mª José, supongo que algo tiene que ver lo que siembras. Ayer, estaba viendo la tele y me di cuenta del tipo de personas tan horribles que nos muestran. No hay nadie que haga nada bueno. O nos hablan de gente que asesina, roba o de cualquier manera va rompiendo la vida de los demás. Y de pronto me di cuenta de que yo me paso el día rodeada de gente estupenda y que lo que me falta es tiempo para poder conocerlos más y aprender más y disfrutar más.
      Un amigo mío dice que “Con la de gente que hay en el mundo que no me va a dar tiempo de conocerlos a todos, no lo voy a utilizar con alguien que no vale la pena” y yo también lo creo. Cada día, más ratitos buenos con la gente que me importa y menos compromisos y quedadas por cumplir. También pienso que no es que haya tanta gente borde sino que esta llama mucho la atención. Los que van por la vida tranquilamente, viviendo y dejando vivir no salen nunca en la tele.
      Un abrazo.

  5. Anabel!!
    Llevo días pensando en tí y en Ana…
    La verdad es que atravieso una temporada difícil.
    Noviembre será siempre el mes que marcó un antes y un después en mi vida… tanto para bien, como para mal…
    Pero a pesar de esto no quería dejar pasar ni un solo día más sin que supieran que aún en silencio también estoy aquí… leyéndolas, disfrutándolas y acompañándolas en este camino que a pesar de mucho dolor alberga también esperanza.
    Un abrazo enorme.
    Laura

    • Laura, cariño. Intenté dos veces dejar un comentario en tu blog y no me deja entrar.
      El día 19 de noviembre es mi cumpleaños y recibí muchas felicitaciones, regalos, hasta canciones. Y sobre todo, mucho, mucho cariño. Pero desde hace seis años me falta la felicitación de mi hermano. Había tratado de no pensar en eso y casi lo había conseguido, pero cuando leí tu poema de Neruda me llegó con fuerza otro que parece hecho para mi (es lo que tiene Neruda) y traté de ponerlo en tu blog pero no pude. Lo hago ahora.

      Hoy que es el cumpleaños de mi hermana
      no tengo nada que darle
      no tengo nada que darte, hermana.
      Pobre como una hoja amarilla de otoño
      y cantor como un hilo de agua sobre una huerta
      los dolores, tu sabes como me caen todos
      como al camino caen las hojas muertas.
      Mis alegrías nunca las sabrás, hermanita,
      y mi dolor es ese. No te las puedo dar
      llegaron como pájaros a posarse en mi vida
      una palabra dura las haría volar.
      Pero ¿Para que es esto de pensamientos tristes?
      a tí menos que a nadie quiere afligir mi voz
      después de todo nada de esto que digo existe
      no vayas a contárselo a mi madre, por Dios.
      Uno no sabe como va hilvanando mentiras
      y uno dice de ellas y ellas hablan de uno
      piensa que tengo el alma toda llena de risas
      y no te engañarás, hermana. Te lo juro.

  6. No hay frase más adecuada para transmitiros a todos los que habéis formado éste grupo.
    GRACIAS, por acoger a mi madre en un momento crucial en su vida y en la de la familia,por ayudarla y ayudarnos GRACIAS porque igual que cuando nuestros hijos salen por ahí y tenemos la tranquilidad de lo que les rodea,tengo la seguridad de que mi madre se siente feliz con vosotros,GRACIAS porque mi madre ha encontrado unos amigos de verdad que enriquecen sus encuentros….en fin. Transmitiros a través de Anabel que en esa maravillosa foto no se nos ve a cada familia que hay detrás de cada pandillero.
    Un beso y GRACIAS

    • Gracias también a tí, Conchita. Y a todo el personal de la Residencia de Via Univérsitas, que tan bien nos acoge cuando de repente, llegamos allí todos a la vez a romper la tranquilidad de la tarde.

  7. Me gusta mucho lo que habeis hecho a jose le ha gustado un beso para todos que entren en esta pajina

    • Gracias, Pilar. También a José Mª. Corre la voz para que se enteren todos y podamos compartirlo.
      Un gran abrazo.
      Anabel

  8. ¡que suerte pertenecer a esa pandilla! 😉 se ve que la pasan genial.
    a mi me pillan lejos pero ganas de estar ahí si que me dan 😀

    • Como decía hoy Susana, nosotros, desde aquí, hemos formado otra pandilla. Sí que estás lejos físicamente pero estás casi a diario con nosotros y nosotros contigo en tu blog. También pasa, a veces en las pandillas, que alguno de sus miembros tiene que vivir en otro lugar pero siempre está presente en el pensamiento de los otros. Y ¿quien sabe? Hoy en día no hay distancias. Cualquier día te animas y te vienes a conocer a tu pandilla de Zaragoza. Yo, encantada.
      Un gran abrazo.

  9. Ayer, nos convertimos durante unas horas en actores y cantantes. Pasamos la tarde amenizando a los mayores de la residencia de Rey Ardid donde nos reunimos y yo creo que todos disfrutamos. Unos cuantos miembros de la Pandilla prepararon una pequeña obra de teatro donde la doctora Grijalde atendía a unos pacientes de lo más variopinto (una monja, una limpiadora, un futbolista, una anciana…) Los demás, cantamos villancicos de los más conocidos para que pudiese sumares el público. Vino la televisión y salimos en directo en el programa Aragón en abierto que emite todas las tardes Antena Aragón.
    Cuando la tele se fue, seguimos cantando villancicos y también nos pasamos a las jotas. Uno de los residentes se animó, se puso de pie y nos cantó unas jotas preciosas, y al verlo, se sumó otra señora que nos contó que había sido cantadora de jotas. Hubo risas y algunas lágrimas, además de una merienda estupenda que nos habían preparado en la residencia y que no pudimos disfrutar como se merecía porque teníamos reservada una cena en uno de esos restaurantes japoneses que ahora están de moda. La verdad es que cenamos muy bien y estuvimos muy tranquilos. Curiosamente, a pesar de que íbamos 20 personas pudimos sentarnos todos a la misma mesa. Intercambiamos regalos del amigo invisible y recibí un precioso abanico de madera de peral con mi nombre.
    El día 18 de enero volvemos a reunirnos en el mismo sitio y a la misma hora, como dice la canción.
    Un abrazo a todos hasta entonces, sobre todo a los que no pudisteis venir y os echamos en falta. Feliz Navidad y un año nuevo maravilloso.

    • Hola compañeros de LA PANDILLA me alegro mucho de que lo pasarais tambien, pero me da rabia de no haber estado YO, algunos sabeis el motivo.
      El día 18 de enero alli voy a estar para escuchar, hablar y participar en LA PANDILLA (ANABEL NO CAMBIES UN ABRAZO)
      Para todos y todas amigos de LA PANDILLA (FELIZ NAVIDAD Y AÑO NUEVO) BESOS MARISOL

  10. Navidad, se celebra en las almas que saben amar…

    Con toda simpatía y cariño, quiero compartir con todos, todos, el gozo de estas fiestas tan entrañables, fundiéndome en un firme abrazo repleto de los mejores deseos.

    Sin esta cuadrilla, no sería lo mismo para cada uno de nosotros. Sigámosla disfrutando en todos los momentos que podamos juntarnos.

    Mientras, ¡a plantar fuertes!, y hasta la próxima que es la más segura.

    Este que lo es,

    Antonio Arqué.

  11. Yo también me alegro que esa pandilla de jóvenes expertos ande y lo haga con fuerza, porque
    el cariño que te procesan tiene que ser recompensado con nuestra ayuda y amor.

  12. Pingback: ÉRASE UNA VEZ… EL CUENTO COMO RECURSO DIDÁCTICO | AventArte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s