AventArte

Un lugar de cuentos, imágenes y sentimientos.

SALLE CROG-CARVEN (1ª. parte)

16 comentarios


Autora:  Elisa Blasco García
Libro:  Almanaque de las Estaciones (Registros literarios adolescentes)
Año:  2008

El invierno no sólo deja unos paisajes dignos de ser pintados en cada rincón, sino que el invierno nos contagia con su magia.  Hay algo tremendamente poderoso en él, tiene carácter de artista, se le ocurren mil locuras y nadie puede impedir que las lleve a cabo, es temperamental, impetuoso, dulce, agresivo y, a la vez, adorable…

Yo comprendí esto en un viaje de intercambio a París con el instituto.  Ya hace un tiempo de aquello pero lo recuerdo con la claridad con la que se marcan las pisadas en la nieve.

Me levanté por la mañana y desayuné con mi familia de acogida.  Ese día íbamos a ir a ver el museo del Louvre, pero, cuando nos estábamos vistiendo llamaron por teléfono.  No me enteré muy bien de lo que pasaba, el caso es que tenían que irse y no podían venir al Louvre conmigo, de modo que decidí ir sola.

Hacía una mañana fría y mientras caminaba al lado del río comenzó a nevar.  Era una imagen preciosa, y yo estaba en ella: intenté quedarme con todos y cada uno de los detalles para pintarlos en cuanto llegara a casa.  Conforme iba caminando y acercándome al museo, la nieve caía más rápidamente y ya empezaba a verse acumulada en los árboles, los tejados, las ventanas…  La gente corría a resguardarse y yo paseaba cada vez más despacio, para disfrutar de esa sensación que sólo te produce la nieve cayendo suavemente sobre ti.  Es realmente apaciguadora.

Finalmente llegué al Louvre.  Estaba todo tan bonito nevado que casi me costó entrar dentro.  Una vez en el interior cogí un plano y comencé a disfrutar de todas las obras de arte que veía.

Mientras estaba en la galería de la Venus de Milo, me pareció ver a un compañero de clase.  Aminoré el ritmo, ya que no me apetecía nada encontrármelo.  Héctor había venido en verano a Zaragoza y no sé por qué pero nunca lo soporté.  Era prepotente, se creía superior…, vamos, que no quería cruzármelo.

Llegué a la 2ª. Planta y en la zona del barroco francés vi un cuadro que me atrapó y me obligó a pararme:  El diluvio, El invierno, pintado por Nicolás Poussin.

Este cuadro hace referencia al fin del mundo, y me recordó la fuerte nevada que estaba cayendo fuera, que aunque me parecía preciosa, comenzaba a asustarme, porque, como ya he dicho al principio, el invierno es temperamental y agresivo.  Al contemplar el cuadro más detenidamente observé a la izquierda, algo lejos, el arca de Noe, con la que Poussin simboliza la esperanza.  Entonces mi miedo se esfumó, recordé que el invierno también es dulce y adorable y que tarde o temprano saldría el sol y todo volvería a la normalidad.

Continué allí observando el cuadro pensando en el invierno y en la vida.  Alguien se acercó y se quedó contemplando conmigo.  Quizás pensaba en lo mismo que yo, quizás no.  Son miles los sentimientos que puede transmitir un mismo cuadro.  Sólo sé que me sentía a gusto con su presencia.  No tengo muy claro el rato que estuvimos así, pero, por lo que me han contando luego, fue bastante.

La voz del guarda de seguridad me sacó de mis pensamientos de golpe.  Tardé unos segundos en recordar dónde estaba.  El guarda nos informó de que la nevada había empeorado muchísimo y que se había prohibido que la gente saliera a la calle, de modo que debíamos dirigirnos a la Salle Grog-Carven para reunirnos con las pocas personas que como nosotros nos habíamos quedado en el museo.  Entonces miré a la persona que estaba a mi lado, era Héctor.  No me lo podía creer, nunca antes había estado tanto tiempo con él sin discutir. Pude ver en su cara que él estaba tan asombrado como yo.  Noté que iba a decir algo pero el guarda se adelantó para recordarnos que teníamos que irnos.  Por el camino sólo habló el guarda:  se podía cortar la tensión y el asombro en el ambiente.

Una vez estuvimos dentro nos separamos sin decir nada.

Me dirigí a la ventana para ver caer la nieve.  Ya no caía suave, ahora era rápida y violente, pero me seguía pareciendo preciosa, me apasionaba la fortaleza que estaba demostrando el invierno, y me preguntaba qué querría conseguir.

Decidí llamar a la familia con la que estaba para que no se preocuparan, pero al buscar el móvil en mi bolso, me di cuenta de que no lo llevaba.  De modo que, tras zarandearme a mi misma por mi olvido, me giré, y justo delante de mi estaba Héctor, que me ofreció su móvil con un gesto.  Yo acepté y llamé a casa.  ¿Estaría equivocada sobre Héctor?  Esta pregunta rondaba sin parar por mi cabeza y yo hacía lo posible por callarla.  Le devolví el móvil y le di las gracias.

Allí estábamos los dos, mirando por la ventana cómo el invierno desataba toda su fuerza sobre nosotros.  Estuvimos un rato así, en silencio, como antes con el cuadro.

Continuará próximamente…

Anuncios

Autor: Ana

Una fotógrafa que no lo es, sólo juega a serlo.

16 pensamientos en “SALLE CROG-CARVEN (1ª. parte)

  1. Bueno, aquí tenemos un nuevo relato que nos ha cedido amablemente, como siempre, nuestra querida Elisa. Lo hemos dividido en dos partes, porque nos parecía un poco largo para ponerlo en una sola entrada, así también le damos más emoción. 😉

    Lamento que mis fotos de París no sean con nieve, estuve en Agosto. Pensé en coger un avión rápidamente y solucionarlo, pero tampoco estaba nevando ¡Vaya!, así que me quedé en Zaragoza y le pedí a mi amiga Ana, alguna foto de su querido París nevado y ahí la tenéis, desde el balcón de su casa.

    Espero que os guste y prometo poner la continuación lo antes posible. No puedo adelantar nada, pero está muy interesante.

    Portaros bien, que yo me voy de puente al Pirineo, a pisar nieve.

    Besos a tod@s

  2. Hola a todos! Espero que os guste el relato. La verdad es que yo le tengo mucho cariño. Disfrute mucho, MUCHÍSIMO, escribiéndolo.
    Me encanta el efecto nieve de las fotos!!!
    BESOS a todos y feliz puente;)

  3. Hola Elisa, hola a tod@s que paseáis por este camino donde hace poquito era otoño con sus hojas caídas y hoy vemos esa nevada tan “bella” en París.
    El invierno, esa estación que invita a……como le dije a una gran amiga hace poquito, invita a: mirar tras los cristales empañados por el calor interno y nos impiden ver la nieve, la lluvia o la niebla, el sol; pero nunca nos impedirá saber que tras esos cristales sigue la vida, y de nosotros depende o quedarnos tras los cristales calentitos en nuestro hogar, o como Elisa, salir a empaparnos de nieve (vida).
    Precioso relato, estoy deseando el desenlace. Feliz puente a l@s que habéis salido y a los que nos hemos quedado.
    Besitos tras mi ventana.

    • Uyyy, que me parece que yo soy más de mirar tras los cristales…

      Y empapados hemos salido este puente, pero de lluvia ¡Vaya pena!

      Muchas gracias y besos. 🙂

  4. Estupendo relato. Estoy esperando ansioso por ver cómo continúa. A mí Héctor me cae bastante bien (no porque sea de Zaragoza como y6o sino porque se le ve buen chaval jeje). Me ha maravillado la descripción de ese Paris nevado. Este verano pude pasear sus calles y visitar el Louvre, un lugar inolvidable. Me encanta que te hayas detenido precisamente en ese cuadro.

  5. Me encanta como la nieve cae por entre las fotos…¿Cómo lo habéis hecho? El texto es interesante…a ver qué pasa!! Deseando saber la segunda parte…
    Un abrazo grande!!

  6. Hola María,

    Lo de la nieve es una “chorradica” de WordPress, se puede activar hasta el 4 de Enero.

    La segunda parte ya casi la tengo preparada, no tardará… 🙂

    Besos.

  7. Pingback: SALLE CROG-CARVEN (2ª. parte) | AventArte

  8. hola Ana, espero que te llege este mensaje. feliz año nuevo

  9. Pingback: TU ERES PARA MI | AventArte

  10. Hola Elisa un relato muy bonito no pongas solo dos con este talento que tienes sigue escribiendo que te a seguro que prosperaras mucho.
    Saludos Víctor 🙂

  11. Muchas gracias!! Lo haré y espero que tu también;)
    BESOS y a escribir!

  12. Pingback: OTOÑO DE VIDA | AventArte

  13. Pingback: COMO AGUA DE PRIMAVERA | AventArte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s