AventArte

Un lugar de cuentos, imágenes y sentimientos.

EL FOTÓGRAFO QUE HACÍA BELENES

42 comentarios


Autor:  Eloy M. Cebrián
Editorial:  Zócalo

Hace tiempo que a mi manera y siempre que tengo ocasión, voy haciendo “reseñas” de este libro. Lo compré hace cuatro o cinco años para una biblioteca que yo coordinaba en mi centro de trabajo, y como casi siempre hacía, lo leí antes de ofrecerlo a nuestros usuarios, para poder orientar a quienes me pedían opinión.

Al leerlo, sobre todo me sorprendió. Comienza como un relato intimista sobre un fotógrafo que regenta el negocio heredado de su padre; un estudio fotográfico situado en una pequeña ciudad de provincias de la que no sabemos el nombre, de la misma manera que desconocemos hasta las últimas páginas el nombre del fotógrafo.

Al igual que el negocio, ha heredado también el belén familiar. El único bien material que desde niño le ha interesado poseer. Todos los años lo monta en su escaparate, con una bomba de lavadora que hace correr el agua, sus montañas, sus casitas y todo lo demás. Hasta que un día, un niño que entra en su tienda, se agarra a la tela sobre la que está instalado el belén y acaba con todas las figuras en el suelo. El belén queda como si hubiese sufrido un atentado terrorista y algunas de las figuras echas fosfatina. Entre ellas, el Niño Jesús.

Bueno, pues yo creí que éste sería el tema sobre el que iba a tratar el libro. Que semejante desastre trastornaría al fotógrafo o algo por estilo, y la verdad es que nada más lejos de lo que está a punto de suceder.

El fotógrafo, colabora esporádicamente con la policía haciendo fotografías para los informes policiales en los pocos casos interesantes que se dan en la tranquila ciudad en la que vive. De ahí conoce a Facundo Moya, un policía fascista y brutal trasladado del País Vasco después de haber sufrido un atentado de ETA y que dejó al amigo al que Moya le había prestado el coche, más o menos como las figuritas del belén.

El método académico que utiliza Moya para resolver los casos es repartir hostias, y no le da malos resultados, excepto que a menudo, se tiene que enfrentar con sus jefes, los cuales, como él dice, quieren que les quite la mierda de las calles pero luego, no les gusta cómo lo hace.

No obstante, escondido en el fondo (muy, muy en el fondo) Moya guarda un pequeño corazoncito. A su manera, es un tipo capaz de dar la cara y de partírsela por sus amigos, de luchar por lo que cree y de seguir adelante, aún sabiendo en el lío tan gordo en el que se está metiendo. Valga como ejemplo, la respuesta que el propio Moya da al fotógrafo cuando éste le comenta que no acaba de entender por qué los ayuda.

“Lo hago porque si yo no te ayudo, ni Dios va a mover un dedo por encontrar a una fulana sudaca sin papeles a la que nadie ha reclamado. Lo hago porque estoy harto de dirigir a una pandilla de inútiles que no saben lo que se traen entre manos, porque estoy harto del puesto de mierda que me han asignado y necesito un poco de acción. Lo hago porque te aprecio, gilipollas, porque me sale de los cojones y porque disfruto haciéndolo. ¿Te ha quedado claro?”

Mi marido dice que si se hiciese una película sobre este libro, él elegiría como actores a Santiago Segura en el papel de Facundo Moya y a Javier Cámara como el Fotógrafo. Y yo también lo suscribo.

Una mañana, Moya pasa a recoger al fotógrafo. En poco tiempo, se han cometido en la ciudad una serie de crímenes brutales. Cadáveres a los que han arrancado la piel a tiras, una anciana colgada cabeza abajo “Si bien la expresión cabeza abajo tal vez resulte inapropiada en este caso, puesto que ni la más concienzuda búsqueda había dado como resultado la cabeza de la buena señora…” y esto es todo lo que voy a contar. A partir de aquí, como dice la contraportada del libro: Empieza el jolgorio. El ritmo va aumentando por momentos y te ves atrapado en el delirio desquiciado y trepidante en que se va convirtiendo esta novela.

Lo más fascinante es, que el personaje es un ser tan normal, que por increíble que resulte todo lo que le pasa, cualquiera, al leerlo se ve identificado con él. Es decir, te puede pasar a ti, a mí, o al vecino de enfrente.

No falta tampoco el amor. El Fotógrafo se enamora de Gladys. El nombre de Gladys es otra de las incógnitas del libro. Él la llama así porque se ha enamorado de una voz a través del teléfono y cuando la conoce y le pregunta si ella es Gladys, la chica le dice que ¡claro que sí, papito! ella se llama como él quiera. Algo parecido a lo que cantaba Concha Piquer en aquella canción que decía: “Lo mismo me llaman Carmen, que Lolilla, que Pilar. Con lo que quieran llamarme, me tengo que conformar”.
http://db.tt/wADrxEB

Bueno, pues como os decía al principio, esta primera vez que leí el libro lo que primó fue la sorpresa. Lo disfruté muchísimo, porque está escrito con un punto de humor negro que a mi me parece que reduce buena parte de la dureza en algunas de las escenas y lo recomendé fervientemente entre mis compañeros de biblioteca.

Ahora, hace dos años que no trabajo allí, pero paso de vez en cuando a saludar a los amigos y a coger libros y películas. No sé a vosotros, pero a mí, de vez en cuando, me sucede que tengo un libro por casa y no me he fijado en él durante mucho tiempo y de pronto, parece que me llama, Y eso fue lo que ocurrió. Me saltó al ojo “El fotógrafo que hacía belenes” y decidí volver a leerlo, por ver si la primera vez estaba influida por el efecto choque o realmente, el libro me gustaba de verdad. De esto hace un par de meses y desde entonces llevo pasándolo a unos y a otros; a mi hija, a mis nuevos compañeros de trabajo, a mi amiga Ana, que por cierto, me ha dicho ¿hace falta describir tan crudamente las escenas? Yo creo que sí, porque además, por muy duro que sea lo que cuenta, siempre encuentra la forma de poner un punto de humor que lo hace más llevadero.

Bueno, pues una de estas amigas decidió comprarlo y el sábado, después de comer, salimos con la inocente idea de ir a por el libro a la librería dónde yo lo compré la primera vez. No lo tenían. Consultaron el ordenador y nos dijeron que no hay ninguna forma de conseguirlo. La explicación fue: “Es muy antiguo. Es del 2005” ¡¿Del 2005 muy antiguo?! Bueno, nos fuimos a otra librería pensando que simplemente éstos se nos habían quitado de encima porque igual resultaba mucho trabajo pedirlo, y la escena fue un “dèjá – vu”. Todo exactamente igual. Miraban el ordenador y nos decían que no sólo no lo tenían, sino que no se podía pedir porque “es muy antiguo”. Y así, hasta cinco librerías (no deben quedar muchas más en el centro de Zaragoza). Sólo en una se ofrecieron a hablar con la editorial (Zócalo) para ver si podían conseguirlo y me llamaban el lunes. De momento, nadie se ha puesto en contacto conmigo, así que tengo la sensación de que también se nos quitó de en medio, pero más amablemente.

Terminé muy enfadada y ese enfado fue lo que me ha decidido a escribir esta reseña.

Decidí, que me iba a erigir en cruzado defensor de este libro y que ésta era una buena forma de que otras personas lo conociesen. Me parece increíble que no podamos encontrar un libro que se ha editado en el año 2005 sólo porque no se ha convertido en un Best Seller el primer día que sale a la venta. Me vino a la cabeza el argumento de “La sombra del viento” y sentí que si no hacía algo, este libro sería confinado en el cementerio de los libros olvidados. Me niego. Y no sólo porque este libro obtuviese el premio de novela “Francisco Umbral” en el año 2003, que algo querrá decir sobre su calidad, sino porque todas las veces que ha caído en mis manos (esta es la tercera porque estoy volviendo a leerlo para hacer la reseña) he disfrutado muchísimo con él.

Sé que la misión que me he propuesto es difícil, pero cuento con vuestra ayuda. A partir de aquí, cada vez que pase por una librería voy a entrar a preguntar por este libro, hasta que consiga que lo vuelvan a editar. Ese es mi plan.

Me siento como el protagonista de un pequeño cuento, que se encontraba en la orilla de la playa, devolviendo a las aguas pequeñas estrellas de mar. Alguien que lo ve, le dice que se ha embarcado en una misión imposible, que hay tantas estrellas varadas en la arena, sin posibilidad de salvarse, que unas pocas más no importan. Él le contesta, señalando a la que llevaba en la mano: “A esta, sí que le importa”.

Anuncios

42 pensamientos en “EL FOTÓGRAFO QUE HACÍA BELENES

  1. Resulta muy interesante lo que comentas, Ana. Una historia muy buena. Y por cierto, me ha encantado la ilustración de los ositos.

    • Si que lo es, Marcos. Si tienes ocasión, no te lo pierdas.
      La foto de los ositos es de Ana que cada día está más artista. Lo que no se es si aún le durará el belén o ya se lo habrá comido alguien en su casa. A mi me resultaría difícil guardarlo hasta Navidad. “Muñecolate, muñecolate…”

  2. Hola, Anabel. Soy el autor del libro. Sólo quería decirte que te agradezco enormemente tus comentarios y el hecho de que te hayas decidido a apadrinar mi novela. Creo que no podía estar en mejores manos. En efecto, El fotógrafo es uno más de esos muchísimos libros olvidados que tal vez hubiese merecido mejor suerte. Me consta, sin embargo, que la edición no está agotada, y también que el editor está encantado de vender por correo. Estos son sus datos:

    Onagro ediciones
    Fernando Jimémez Ocaña
    C/ Boggiero, 153 3º drcha, Zaragoza
    Telf. 976 445787

    Un beso y, otra vez, muchísimas gracias.
    Eloy

    • Hola Eloy. Me alegra conocerte y poderte decir en persona cuanto me gusta tu libro.
      Con esta reseña me voy a presentar a un concurso. Así que, de alguna manera, espero que la lea mucha gente. Deseo que esto anime a la gente a leer tu libro.
      No sabía que la editorial Onagro era de Fernando Jimenez Ocaña. A Fernando, lo conozco como escritor. Esta última feria del libro le compré “El vendedor a la intemperie” y me lo dedicó.
      Su mujer, Victoria, trabajó conmigo en la época en que yo coordinaba la biblioteca y siempre que podíamos comprábamos libros de Fernando o alguno que él nos recomendaba. Probáblemente, fue así como descubrí el tuyo.
      Si te consta que en la editorial quedan ejemplares, todavía es más fuerte el tema, porque lo que ha sucedido es que no se han molestado ni en llamar. Por cierto, y para que todos lo sepan. La única librería que me ha conseguido un ejemplar ha sido la Fnac. Yo nunca había comprado allí pero a partir de ahora me van a tener entre sus clientes.
      Un abrazo, Eloy. Seguimos en contacto y cuenta con este espacio porque desde aquí, nos gusta “aventar”, es decir, echar al viento para que éste esparza las semillas, a todas aquellas personas, a veces, desconocidas, y otras, como en tu caso, cuya obra, a mi juicio, está insuficientemente valorada.

      • Gracias a ti, Anabel. Ha sido una sorpresa muy agradable encontrar tu reseña esta mañana. Un estupendo regalo navideño. Espero que tengas mucha suerte en ese concurso de reseñas a la que vas a presentarla. Yo, si pudiera, te votaría.
        Feliz Navidad y felices lecturas para el 2011

  3. También se puede comprar on-line en http://www.popularlibros.com

    Me encanta este post en plan “apadrine un libro” ;D

    • Gracias, Celita, por tu información. También a mí me gusta esa idea de apadrinar un libro. ¿lo hacemos?. Cada uno elige un libro que le guste y que le parezca que no es lo suficientemente conocido, (porque los otros, ya tienen suficiente propaganda). Se trataría de fomentar el “boca a boca” entre los lectores, no tanto el tenernos que tragar siempre aquello que las editoriales colocan en las primeras filas de las librerías y que casi nos vemos obligados a leer porque no nos dejan otra cosa.
      ¡A ver quien se anima….!
      Un abrazo.

  4. Lo prometido es deuda, así que por fin entro en el blog, y Anita, tú sabes lo que me cuesta. Pero al grano, tu reseña como ya te comente me parece estupenda por que incita a la lectura y de eso se trata, de incitar a la lectura y sobre todo de libros y autores que por cualquier razón no tengan la promoción que deberían.
    De tu idea de hacer reseñas, vale, una idea podría ser, ya que tú eres la persona que más libros ha leído del mundo mundial, podríamos tus admiradores enviarte nuestras opiniones y una vez al mes, con tu coordinación elegir “el libro del mes del cementerio de libros” aludiendo al libro de “Ruiz Zafón”.
    Besitos y a continuar en este camino por fin, por ti elegido.

    • ¡Hala!, ya me has liao en otra….
      Gracias, Blanca por haberte animado a participar. Sé que nos sigues y que te cuesta entrar a dejar comentarios ¿ves como no cuesta tanto?
      Bueno, me parece bien lo de recoger reseñas y opiniones sobre libros que no sean demasiado famosos y elegir entre ellos “el libro del mes”. Le vamos dando forma. Si alguno de los que nos estais leyendo teneis alguna idea, se admiten sugerencias.
      Un beso muy grande.

  5. Pingback: PREMIOS LIBROS Y LITERATURA 2010 | AventArte

  6. Felicidades Anabel por rescatar una joya, y felicidades a Eloy por haberla creado. Desde fnac, podemos acceder a ella? todo que sea enriquecernos de palabras es bueno.
    Chicas, esto va cada día más rápido, no dejais ni descansar, pero…..no pareis como el viento que aventaba en las eras la simiente, como el aire que avienta la niebla, como el soplo que avienta tristeza, como la brisa que avienta las olas. Seguir aventándonos para que nosotros sigamos en movimiento.
    Besicos y hasta pronto

    • Si, Mª José. En la Fnac lo pidieron a la editorial y lo consiguieron. Los demás, ni lo intentaron. Yo te animo a que antes de pedirlo en la Fnac lo hagas en alguna otra librería para ir haciendo que suene el nombre y que si yo lo pedí la semana pasada, y ahora lo pide otro, y la semana que viene otro, igual se lo piensan ¿qué te parece?
      A mi también me atrapa la rapidez con que se está moviendo el blog, pero es que una cosa nos lleva a otra…y ya se sabe. Yo, que me apunto a un bombardeo y Ana, que muchas veces se me adelanta, pues ya ves. Un lío maravilloso con el que estoy disfrutando muchísimo.
      Gracias por tus preciosas palabras. Definen perfectamente la esencia de este blog.
      Un gran abrazo

  7. Felicidades Anabel por esa idea de dar reseñas de libros. En primer lugar, sólo por lo que has contado del libro ya me animo a buscarlo y a leerlo. Y lo de tener al autor tan cerca… una suerte.
    Apadrinar un libro, dar reseñas, hacer comentarios entre nosotros de lo que nos ha parecido interesante, intrigante o especial de cada uno…pienso que todo es válido.
    En mi colegio creamos el año pasado un grupo de lectura en el que participamos algunos profes y madres de alumnos; la experiencia de elegir un libro para leerlo y comentarlo entre todos, me parece de lo más enriquecedora. Nos reunimos una vez al mes para hacer más menos todo esto que nombrais; así que desde aquí y como sugerencia os animo a seguir con cada una de vuestras ideas.
    ¡Yo me apunto!
    Gracias por estar ahí.

    • Bueno, Pili, pues va a ser que sí. Tenemos que organizar lo de las reseñas y el apadrinamiento de libros. Me encanta la que hemos liado.
      Es verdad que es un lujo contar con el autor. Él dice que ha sido un regalo de navidad leer esta reseña, pero para mi también ha sido una gran alegría contar con su presencia.
      Eloy, te animo a que nos acerques a tu obra. Queremos saber qué otros libros tienes publicados y también que nos hables sobre “El fotógrafo que hacía belenes”.
      Y otra cosa. Espero no parecer pretenciosa, pero como dice Blanca, me encuentro entre las personas que más libros ha leído en el mundo mundial.(igual exagera un poco, pero lo vamos a dejar así). Leo muchísimo desde niña y curiosamente, al cabo de los años, puedo contarte un libro que me haya gustado de cabo a rabo. Recuerdo los nombres de los personajes, puedo recordar la portada (por eso no me gusta leer los libros forrados) y aprovecho las enseñanzas de un libro (de casi todos se puede sacar algo) para la vida diaria.
      Te digo esto, Eloy, para que veas que tu libro no es que me haya gustado porque no conozco más que cuatro. Ha sido elegido entre el montón de libros que he ido leyendo a lo largo de los años. No voy a decir que es el mejor libro que he leído, ni creo que eso importe, pero considero que es especial, original, divertido y en cierto modo, filosófico.
      Ya ireis diciendo los demás, conforme lo vayais leyendo.

      • ¿Qué puedo decir sobre “El fotógrafo-“? Bueno, aunque el libro no fuera precisamente un éxito, sí lo fue para mí. Con él gané de mi primer premio literario de alguna importancia y conocí a Francisco Umbral. “El fotógrafo” fue mi primera novela para adultos. Con esto quiere decir que en mi producción sigo dos líneas: la narrativa para adultos y la juvenil. De momento he tenido más éxito con la segunda. Mi novela “Bajo la fría luz de octubre” se publicó en Alfaguara y verá pronto la séptima edición, aunque yo tampoco la considero un libro estrictamente para jóvenes. Se trata de una historia intimista sobre una niña que crece durante la guerra civil y la posguerra. A diferencia de “El fotógrafo”, este libro es muy fácil de encontrar, porque es lectura habitual en institutos de toda España, he incluso se ha publicado en una versión para estudiantes alemanes de español. Otra novela juvenil, ésta más reciente, es “Operación Beowulf”, una trama de intriga, espías y búsqueda de un tesoro arqueológico en el Londres de la Segunda Guerra Mundial. Apareció hace pocos meses en la editorial Oxford. Volviendo a mis novelas para adultos, me gustaría mencionar “Los fantasmas de Edimburgo”, en la que cultivo un humor descarnado y ácido muy parecido al del “Fotógrafo”. Yo la considero mi mejor novela hasta la fecha, la más lograda y madura, aunque no se la recomendaría a todo tipo de lectores. Otro libro reciente (algo más de un año) que también me gustaría mencionar es “Comunión”. Se trata de una colección de cuentos en la que he intentado recoger lo mejor de mi narrativa corta. Tengo también un libro de artículos literarios con un tono bastante desenfadado que se titula “La ley de Murphy”. En fin, ya veis que he escrito y publicado libros muy variados. Y con la próxima novela creo que daré una nueva vuelta de tuerca. Pero a este libro aún le faltan meses y quizás sea pronto para hablar de él. En mi web podéis encontrar más información. Por supuesto, quedo a vuestra disposición para lo que gustéis.
        Un saludo.
        Eloy
        (Ah, un detalle curioso, el fotógrafo es un personaje real y vive cerca de mi casa).

      • Una cosilla más, en mi web podéis encontrar cumplida información sobre todos mis libros publicados, textos, relatos, reseñas y algunas cosas más. La dirección es http://www.eloymcebrian.com

  8. Tal vez esto os interese también. Son algunas imágenes de la presentación del libro y un capítulo apócrifo que se me ocurrió escribir para la ocasión:
    http://www.eloymcebrian.com/presentacion_fotografo.html

  9. Hola a todos! Estas navidades me leo el fotografo!!!
    Me parece una gran idea apadrinar libros. No la dejeis pasar ;).
    Besos.

  10. Gracias, Eloy, por acercarnos a tu obra. A mi me apetece mucho leer “Bajo la fría luz de octubre”. El título me parece precioso y el tema también. Los fantasmas de Edimburgo creo que también me gustará si está escrita con el mismo humor ácido del fotógrafo. Y no me perderé “Comunión” porque adoro los cuentos, tanto los de niños como los de adulto. Así que ya veo que tengo una buena faena por delante. Tengo una semanita de vacaciones en Reyes. A ver si los voy pillando.
    Cuéntame más sobre eso de que el “fotógrafo” es un personaje real. ¿sabe él que has escrito la novela?¡Me encanta…!
    He leído el capítulo apócrifo y me parece una idea genial para presentar el libro. Lo único es que por esa vena romántica que me ataca, me ha dolido ver al fotógrafo de nuevo solo. A ver si lo arreglas…
    Un abrazo.

    • Hola de nuevo, Anabel. El personaje del fotógrafo, en efecto, me lo inspiró una persona real, un señor que tiene un estudio de fotografía aquí cerquita de mi casa. Este hombre es un consumado belenista, y montaba en su tienda un belén monumental, tal y como se describe en la novela. Su descripción física también corresponde a la de mi personaje, así como la descripción del local en cuestión. Cuando la novela se publicó, me pareció que lo menos que podía hacer era acercarme, regalarle un ejemplar dedicado y darle alguna explicación. No quería que pensara que me estaba burlando de él o algo así. Pero mis temores resultaron infundados, porque es un hombre con un gran sentido del humor y se lo tomó estupendamente. De hecho, tengo entendido que le ha regalado el libro a sus amigos, y que se lo dedica en calidad de protagonista de la novela.

      • ¡Genial! Me encantaría conocerlo. Por su parte, si se lo ha tomado con sentido del humor y aprovecha la ocasión para sentirse protagonista, es estupendo, porque con lo mismo, podía haberse molestado. Esto me hace pensar que las cosas son buenas o malas según las veamos nosotros.
        Gracias, Eloy, por contarnos estos detalles.

  11. ¡Vaya! me descuido un día y casi me tengo que pasar media tarde leyendo comentarios. ¡La que has liao, Anabel!!!

    Eloy, ya te lo ha dicho Anabel, pero yo también quiero agradecerte tu visita ¡Ha sido una alegría!!!

    Cuando preparaba la entrada de la reseña, estuve cotilleando tu web y me gustó. Y tomo nota de “Operación Beowulf”, Londres es mi ciudad favorita, con permiso de Zaragoza.

    Un saludo.

  12. ¡Ay!, que se me olvidaba decir que ya he empezado el Fotógrafo… que por cierto, como comprenderéis y dada mi afición a la fotografía, ya el título me tenía pillada desde el principio.

    ¡Oye, Anabel, maja! que no habías dicho que fuera taaaaan para adultos, que anoche me puse colorada mientras lo leía en la cama…. ¡Jolines, eso se avisa!!!! ¡Menos mal que soy mayor de edad!!! 😉

    Por lo demás, hasta el momento es tal como lo ha descrito Anabel.

  13. Es que eres muyyy sensible. Perdona que no lo haya tenido en cuenta.
    Aviso: para las personas muy, muy sensibles, o que sufran del corazón, que lo vayan leyendo a poquito.
    Ya os comenté que Ana (¡Dios, cuantas Anas!), una compañera de trabajo, aficionada también a leer libros que no son best seller, me decía: “la verdad es que me gusta mucho, pero ¿hace falta ser tan descriptivo?”
    El caso es, que Eloy siempre encuentra la manera de hacer que lo que cuenta, por duro que sea, nos resulte tolerable. Unas veces, a través del humor (negro y ácido, pero humor), otras, haciendo que el inspector Moya suelte una retaila de tacos con la que sentimos que también nosotros nos desahogamos del miedo, la rabia o el asco que nos produce la situación, y otras (y esta, a ti, como fotógrafa, te va a gustar) haciendo que ante la escena de un horrible crimen, al escuchar las frases que Moya dicta a sus subalternos para escribir en el informe y en la que va detallando el estado en que se encuentra un cadáver, muy estropeadito, escuchamos entre frase y frase el clik de la cámara del fotógrafo. Esto hace que nos sintamos alejados y contemplando la escena a través del objetivo de la cámara, y podemos soportar el horror.
    Así, que ¡Ala, bonita!, sigue leyendo y no te acobardes.

  14. Saludos a todas y todos de Fernando Jiménez Ocaña, el editor que publicó la novela de Eloy M. Cebrián “El Fotógrafo que hacía belenes” (antes Editorial Zócalo y ahora somos Onagro Ediciones). Especialmente y de parte de Victoria, saludos para Anabel: ¡¡¡hola y gracias !!!. Hace años que no te veo, pero recuerdo el rincón de la Biblioteca que llevabais con tanto salero.
    Eloy nos ha hecho llegar la referencia y estamos gratamente sorprendidos y contentísimos de que los buenos libros sigan teniendo su vida.
    Tiene razón Eloy, tenemos libros y si no están en la librería es porque el librero no se molesta en pedirlo al distribuidor o a nosotros directamente.
    Sin embargo en las Ferias del libro, donde hacemos venta directa en la caseta, muchos clientes que se han llevado y leido “El Fotografo…”, despues vuelven o nos escriben para darnos su entusiasta opinión sobre esta novela.
    Es lo que tiene ser editor pequeño y de “provincias”…
    Un abrazo y de nuevo mil gracias

    • Bienvenidos Victoria y Fernando. Anabel me ha hablado de vosotros y se alegrará un montón de vuestra visita.

      Tengo que decir que la campaña iniciada por Anabel, está dando sus frutos. Después de recorrernos todas (casi) librerías de Zaragoza, cuando llegué a casa lo busqué en las librerías de internet y conseguí hacer un pedido en “La Casa del Libro” (sorprendente, ya que en la sucursal que visitamos nos dijeron que era imposible conseguirlo). Total que hace apenas una media hora he recibido un mensaje diciendo que ya está en camino y que lo recibiré en breve.

      ¡Hurra!!! ¡Ya tenemos otro y llega para Navidad!!! 🙂

      Un saludo y FELICES FIESTAS.

      • ¡Qué alegría, Victoria y Fernando! Estoy alucinada con lo que ha movido la reseña ¡Y me encanta…! A veces, tenemos la sensación de que una persona sola no puede hacer nada frente a los “grandes” y ¿sabéis qué? lo que sí podemos hacer es ayudar a que los pequeños no lo sean tanto, a hacerlos visibles, a darlos a conocer y esparcir la semilla para el viento la lleve de acá para allá.
        Si echais un vistazo al blog, veréis que en él han ido apareciendo personas como Susana, Mª Jóse, Azucena, Elisa…gente a las que muy pocos conocen y que nosotras deseamos sacar a la luz, airear, y compartir.
        Me alegra muchísimo contactar con vosotros. A partir del día 27 se podrá votar la reseña. Cómo habréis visto, voy a participar con ella en un concurso. Creo que es otra oportunidad para que la lea un buen número de personas.
        Fernando, esta feria del libro te compré, a ti, directamente, tu libro: “El vendedor a la intemperie” y me lo dedicaste.
        Me gustó mucho. Así que cuando quieras, podemos hablar de tu obra.
        Te guardamos un huequito en el blog.
        Muchas gracias por vuestra visita. Un gran abrazo a los dos y FELIZ NAVIDAD

  15. Querida amiga, se te ha olvidado mencionar a alguien que también aparece muy frecuentemente en este blog y eres tu misma, Anabel.

    Por si no lo recuerdas, el nacimiento de este blog se debió a que me pareció que tus cuentos eran tan bonitos que debería leerlos más gente. Por cierto, hace mucho que no escribes alguno…

    Besos.

  16. Pingback: ¡AY, QUÉ NERVIOS!!! ¡COMIENZAN LAS VOTACIONES!!! | AventArte

  17. ¡Que buena reseña! y me alegro un monton leyendo los comentarios viendo que vinieron el autor de la obra, la esposa del editor y que han logrado mover a las librerías para que pidan el libro y lo tenga a disposición de quien lo busque ¡enhorabuena a todos!

    Intentaré encontrarlo por acá.
    Un beso,
    Ale.

    • ¿Qué tal, Ale?. Me alegro de que te haya gustado la reseña. Estoy segura de que el libro también te gustará.
      Como ya habrás leído, Fernando Onagro tiene ejemplares en la editorial, así que si no lo encuentras por tu tierra, nos lo dices y te mandamos uno.
      Un gran abrazo y feliz año.

  18. por cierto ¡que buena foto la de los ositos de goma formando un nacimiento! ¡que original!

  19. Hola Ale,

    Lo cierto es que Anabel ha montado una buena con esta reseña, es estupenda.

    Me alegra que te guste la foto, fue un momento de inspiración, seguido por otro de desgustación… 😉

    Besos mil.

  20. Feliz año nuevo para tod@s.
    Anabel veo que estarías dispuesta a “hacerme hueco” en vuestro blog. Por mí, estupendo. Solo que díme por favor qué tengo que hacer, porque esto del blog me ha pillado muy mayor y estoy pez…
    Fernando

    • Hola Fernando,

      ¡Feliz año! Anabel, creo, que no está por aquí esta semana, no sé si se podrá conectar.

      Estamos preparando una “actividad” en el blog para cuando se pasen estas fiestas y acabe el concurso, todavía es una idea y no tenemos muy claro como desarrollarla, pero nos gustaría contar con todos nuestr@s amig@s, ya os iremos informando cuando lo tengamos más claro.

      ¡Ah, y lo del blog no tiene edades…! 😉

      Un saludo.

  21. Pingback: 1º. CONCURSO AVENTARTE “APADRINA UN LIBRO” | AventArte

  22. Los blogs también sirven para dar a conocer estas novelas que nos encantan y que no tienen mucha publicidad por desgracia. Yo misma he reseñado algunos libros en mi blog que apenas son conocidos y que me parecen historias muy buenas. De entrada me anoto todos lo de Eloy porque me han llamado la atención. Buscaré “El fotógrafo …” por las librerías de aquí de Sevilla (si no lo encuentro lo pediré directamente a la dirección que he leído antes de la editorial).

    bsos!

    • Hola Rosalía,

      Bienvenida. Si te pones en contacto con la editorial, seguro que estará encantados de atenderte.

      Ya he visto que te has animado a participar ¡Estupendo!

      Un beso.

  23. Pingback: EXPOSICIÓN “ÉRASE UNA VEZ UN LIBRO” | AventArte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s