AventArte

Un lugar de cuentos, imágenes y sentimientos.

ENSALADA DE SUEÑOS

22 comentarios

Nada más levantarse de la cama, recoger todos los sueños que han quedado extendidos por toda la almohada.

Buscar bien, porque son expertos en esconderse entre los pliegues y los bordados.

Alguno, incluso ha podido meterse debajo del libro de cabecera.

Ponerlos a remojo en agua templada (las temperaturas frías los asustan y quedan duros) y remover de vez en cuando, porque tienden a pegarse unos con otros y luego, no puede distinguirse su sabor.

La mejor manera de servirlos es en ensalada.

Bien fresquitos.

Se puede decorar el plato con unas grandes y verdes hojas de esperanza, añadir aquí y allá (como mínimo, un puñadito por sueño) unas bolitas de confianza y rociar bien todo ello con vinagre de alegría.

Deja volar tu imaginación y añádele ingredientes de muchos colores.  Es lo que mejor acompaña a los sueños.

Anuncios

22 pensamientos en “ENSALADA DE SUEÑOS

  1. Yo ya he preparado mi ensalada de sueños y me ha quedado deliciosa. Me chupé los dedos con confianza y alegría… 🙂

    ¡Ahora os toca a vosotros!

  2. Me alegra el día leer cosas tan dulces y tan bonitas. Creo que los sueños son unos grandes ingredientes para casi todos los platos. Pienso probarlos.
    Besicos.
    Belén.

  3. Oye, la primera foto me ha dado un poco de miedo, tampoco te sabría decir el motivo pero … Me da miedo.
    La segund ay la tercera foto me sugieren cosas más agradables; Por cierto que muy agradable fue conocer a tu hijo antes que a tí; dicen que a las personas hay que juzgarlas por sus obras, pues la tuya esta muy bien (jajajaj) Felicidades!

    • Como te he dicho en el facebook, pienso que es una foto fría, que da sensación de soledad, pero te voy a confesar algo más:

      Mi madre se empeñó en prepararme el “ajuar” con varias sábanas bordadas que tenía preparadas desde que yo era una cría. Nunca me hicieron mucha gracia, ella ya lo sabía y entendía perfectamente que las guardara en el fondo del “arcón”. Hasta que el otro día pensé que podían tener cierta utilidad. Puestos a sacarlas, pensé que igual podía ponerlas y utilizarlas, así lo hice. Las puse, les hice las fotos, ahora por aquí, ahora por allá, ahora esta luz, ahora sin luz… y cuando por fin acabé, miré la cama y sin pensármelo demasiado, las quité y puse otras de las habituales, suavecitas y de colorines. Y encima la foto… ¡da miedo!!! 😉
      En cuanto a la segunda: ahora no puedo hablar, cuando lo acabe, hablaré…
      Y la tercera: me la comí.

      Ya sé, ya, que conociste a mi chiquitín. Vino con Elisa a casa y comentaron que te había conocido, se rieron un rato, porque según comentaron hay un rumor por ahí que dice que tu y yo somos la misma persona, por eso no coincidimos nunca “Como Clark Kent y Superman” 😉

      Besos.

      • Bueno, yo he mirado la foto otra vez, buscando qué es lo que ha podido darle miedo a Susana y pienso que no es la sábana, sino que da la impresión de que haya algo debajo de ella. A mi, la sábana me parece preciosa. Yo utilizo todos los días las sábanas que me bordaron para “El ajuar”. Pensé que cuando se rompiesen me compraría otras, pero, además de que no se rompen, heredé las del ajuar de mi prima (porque se compró la cama de 1.50) . Y como también se llama Ana, pues todo encajaba.
        Ahora, la verdad, es que ya no deseo cambiar. Lo malo será el día que se rompan de verdad, porque para la playa he comprado de colorines, y no están mal, pero no es lo mismo…

      • No es que no me guste la sábana, Pobre de tu madre!!! Lo que me da miedo es lo que imagino que hay en el interior, así en forma de saco ¿Que había dentro? Si son sueños … Serán pesadillas, esas que me dan miedo jejejej

  4. Me ha encantado la forma de mezclar esas imágenes con los sueños! Original y bonito! ojalá se pudiera hacer eso!
    Saludos
    Elo

    • Pues claro que se puede, Elo. Sólo hace falta poner atención. Si en lugar de levantarme por la mañana a toda velocidad en cuanto suena el despertador, me estiro un poquito y me paro a recordar los sueños que han llegado durante la noche, aquello que leí antes de dormir y todas las cosas maravillosas que me esperan a lo largo del día, ya tengo la primera parte. A partir de ahí, es ir aliñando la ensalada poniendo mucha atención a todo lo que va llegando.
      He visitado tu blog. Me gusta mucho. Compartimos alagunos libros preferidos: Martes con mi viejo profesor y Juntos, nada más. Seguro que hay otros muchos.
      Un abrazo y gracias por tu visita.

  5. Qué entrada más bonita. ¡La comparto en twitter!

    bsos!

  6. Me permitéis que os regale un poema que titulé : “El sabor de un sueño” Pero primero un beso Anabel por esas bellas fotos para aderezar esa receta tan “especial”
    ¿A qué sabe un sueño?
    ¿Dónde está la nube?
    ¿Quien es de mi corazón el dueño?
    Que nadie lo dude.
    Que mi corazón es tuyo
    Desde aquel momento
    Que sentí en mi boca
    El sabor de un sueño.
    Desde aquel momento
    Que sintió mi cuerpo
    El sabor de un beso,
    En aquel instante
    Que tus brazos fuertes
    Rodearon mi talle,
    Solo y solo entonces
    Supe a que sabe un sueño.
    Solo el soplo suave
    De la brisa de mi aliento
    Rodeó tu cuello
    Solo mis dedos se acercaron
    Trémulos a rodear tu cara
    Y solo mi boca buscó
    Entre penumbras
    Tu boca salada
    Y degusté el sabor
    El sabor de un dulce sueño
    En aquel instante que
    Pronuncié la mágica palabra
    Quédate conmigo
    No, no te vayas
    Pues después de haber sido tuya
    Ya no quiero nada
    Solo continuar sintiendo
    En mi piel lacada
    El sabor del sueño
    De aquel dulce sueño
    Que nació en silencio
    Y hoy es mar y brava.
    ¡Qué suerte la mía!
    Que suerte más clara
    Sentir en mi piel
    La piel de tu entraña,
    El susurro suave,
    La respiración agitada
    Palabras tan dulces
    Como tu boca en mi cara.
    Mensajes que se dijeron
    Sin decirse nada,
    Pero habló tu risa
    Y habló tu cara
    También lo dijo muy claro
    El arqueo de tu espalda.
    Y el temblor de tus dedos
    Cuando me acariciaban
    Y también sentí
    Tus tiernas palabras
    Cuando te miré sonriendo
    Tras haber traspasado la muralla
    De placeres compartidos
    En aquella dulce mañana.
    Y habló despacito
    Mi risa callada
    Y dijo que tu caricia
    Nunca se parara.
    El silencio llegó
    Vino ya la calma,
    La respiración quedo quieta
    Y quieta también tu palma.
    Pasó de verdad?
    O fue fantasía prolongada?
    Los recuerdos dicen
    Que lo que allí sucedió
    Permanecerá en nuestra alma.
    Así sabe un sueño
    Ese dulce sueño
    Que nació en silencio
    Y hoy es mar y brava.

    María José

  7. Espléndida ensalada para este verano tan caluroso. Nunca es mal momento para poner los sueños en orden. Saludos.

    • Si están un poquito desordenados, tampoco pasa nada, Marcos. Ya sabes que en las ensaladas, todos los ingredientes acaban mezclados, porque una vez aliñada hay que darle vueltas y vueltas…
      Lo importante es soñar. Y como dice Mª José, soñar en colores. Yo añado que hay que vivir en colores, disfrutar de los matices, de los claroscuros, y en todos ellos poder estar desde la serenidad y la ilusión.
      Por cierto, no sé por qué me ha venido ahora a la cabeza el anuncio de la cerveza Cruzcampo que llevo todo el día canturreando la musiquita. “Todos necesitamos un poco de Sur, para no perder el Norte”.
      ültimamente, tengo siempre por la cabeza la idea de los sueños y la necesidad de vivir desde la ilusión. El libro de Manuel Cortés, “Mi planeta de chocolate” lo sembró, y desde entonces, me llegan muchos mensajes en este sentido.
      Por cierto, Marcos, todavía tengo tu libro. Si no te va bien quedar, mándanos una dirección y te lo enviamos. Te va a gustar.
      Un abrazo.

  8. Muy bonita y muy original. Q gusto leeros. Besos.

  9. Una receta para “llamar” a los sueños, infalible en la medida del empeño que se quiera poner:
    En la cena comer un buen puñado de aceitunas negras de las de aragón de toda la vida, preferiblemente de las variedades negral de sabiñan o empeltre, acompañadas de pan o solas,
    respirar profundo y …. a volar !!! Salud entrañable Comunidad !!

  10. ¿No nos darán pesadillas las aceitunas negras? Claro que si son de Aragón, no pueden ser malas. 😉

    Un beso Ferrán.

    • Tienes razón, Ferrán. Lo de las aceitunas, infalible. La cuestión está en moderarse en la dosis, cosa harto difícil porque ¡están tan buenas…!
      Un gran abrazo.

  11. ¡que bonita entrada! me recuerda …que no le he hecho ajuar a mi hija y y tiene 17 años…creo que se quedará sin sábanas bordadas jua, jua, jua 🙂
    un beso,
    Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s