AventArte

Un lugar de cuentos, imágenes y sentimientos.

SOY UNA ESPECIE EN EXTINCIÓN

12 comentarios

Cuando yo nací mi padre trabajaba, tenía un sueldo razonable que, sabiamente gestionado por mi madre, nos permitía vivir bien, incluso tener algunos caprichos.  Seguro que mi hermano dirá que los caprichos eran todos para mí, pero de eso habría mucho que discutir, además para eso soy la mayor 😉

Teníamos vacaciones, que pasábamos casi siempre con la familia.  También teníamos seguridad social, aunque entonces yo no sabía lo que era, solo sabía que cuando estaba malita me llevaban al médico, sin pagar, y todo se arreglaba.

Mi padre se jubiló bien y al morir él a mi madre le quedó una paga por viudedad que sin ser gran cosa, como seguía siendo una gran gestora, le dio para vivir decentemente y para seguir dándonos algunos caprichitos a sus hijos y nietos.  Los dos estuvieron médicamente bien atendidos hasta el final.

Cuando llegó mi momento de incorporarme al mundo laboral, terminé mis estudios de secretariado y al mes siguiente ya tenía trabajo.  No me hicieron contrato ¡tranquilos! todo legal, simplemente me dieron de alta y desde ese momento pasé a formar parte de la empresa, de eso hace más de treinta años.   Siempre he considerado que estaba bien pagada, aunque a nadie le amarga un aumento, nunca lo he pedido, solo una vez pedí un cambio de categoría, quería dejar de ser auxiliar para ser oficial y me subieron el sueldo pero seguí siendo auxiliar, lo soy todavía ¡en fin!.   En aquellos tiempos en algunas empresas, seguramente no en todas, se pensaba que tener al operario contento, favorecía a todos y aumentaba la productividad.

He tenido siempre una jornada laboral razonable, y aunque hubiera agradecido un poco más de flexibilidad cuando mis niños eran pequeños, no me puedo quejar.

Entendéis ahora porque me siento como una especie en extinción…

¡ESTAMOS EN CRISIS!!!

Sólo hay que escuchar la radio o la televisión y leer los periódicos, que nos bombardean continuamente con LA CRISIS y con la idea de que el estado de bienestar se va a acabar.  A veces pienso que si dejáramos de escucharles y leerles las cosas irían mejor.

Y qué decir de los políticos, también deberíamos dejar de hacerles caso ¿qué harían entonces si nadie les escuchara? y si todos votáramos en blanco  ¿entenderían el mensaje?

A mi me gustaría que me explicaran esto de la crisis los que de verdad “cortan el bacalao” no los políticos-marioneta, si no esos que deciden si bajan o suben los intereses, si el euro vale o no… esos que valoran más al dinero que a las personas.  ¡Qué den la cara!

Además no creo que sean muchos, seguro que nosotros somos más ¿no vamos a poder con ellos?

Por que no quiero estar en extinción, no quiero que el “famoso” estado de bienestar social se acabe.  Todavía espero poder jubilarme con tranquilidad.  Y me gustaría que la generación de mis hijos y las siguientes, como mínimo puedan disfrutar de una vida como la mía.  Con un trabajo digno y seguro… que tengan derecho a vacaciones pagadas…  a una jornada laboral que concilie su vida familiar… a una seguridad social sin tasas… a una escuela pública para todos y de buena calidad.

También creo que tendríamos que cambiar, abandonar el consumismo desaforado y aprender a vivir más y mejor, con menos.  No nos iría mal ser conscientes de lo que realmente es importante…  tiempo para disfrutarlo, salud, educación, dignidad… y aunque necesitamos el dinero para llevar una vida cómoda, deberíamos evitar que este sea el motor de nuestra existencia, porque así es como nos controlan.  Siempre he pensado que era mejor, manteniendo un sueldo digno, pelear más para no perder los derechos sociales y laborales que tenemos.  Derechos que fueron obtenidos a costa de mucho esfuerzo, por personas que creyeron que se podía conseguir un mundo mejor.

Somos capaces de luchar por las ballenas y ¿no vamos a hacerlo por nosotros? ¿Nos daremos por vencidos y dejaremos que el mundo tal como lo conocemos se vaya por el desagüe?…

Anuncios

Autor: Ana

Una fotógrafa que no lo es, sólo juega a serlo.

12 pensamientos en “SOY UNA ESPECIE EN EXTINCIÓN

  1. Hace muchos, muchos años, allá por los finales de los años 70, a mi casa llegó algo que se díó en llamar “La crisis de la reconversión industrial”, fueron malos tiempos, pero eran tiempos en que se conservaba la conciencia social, esa que los “románticos” llamábamos “de clase”.

    Alguien se ha encargado que durante los años de remontada y estos últimos de alegría económica ilimitada, se pierda esa conciencia, se desmotive a todo el mundo y se creen nuevos intereses que no pasan ni por la solidaridad, ni por la justicia. NI tan siquiera hoy sabemos quien gobierna de verdad.

    Estos deben ser tiempos de revolución, de cambios profundos.

    En el crac de principios de Siglo los ricos se tiraban por los balcones… Pero ellos han aprendido, y ahora son los currantes los que se quedan sin trabajo, sin piso, sin estudios, sin esperanza, sin futuro.

    Pero bueno, esto solo es una reflexión, a la que me ha llevado tu estupenda entrada.

    Un besico!

  2. Gracias Susana has hecho una magnífica reflexión, que a su vez nos invita a nuevas reflexiones.

    Por cierto, te lo digo de nuevo, pero me ha encantado tu reseña de Momo, que además nos ha conducido a coincidir de nuevo en muchos puntos. Es un libro precioso que recomiendo a todo el mundo.

    Un montón de besos.

  3. El futuro es muy incierto y oscuro. Es cierto, estamso en `peligro. Saludos!

  4. las economías en todos los países son el gran asunto a resolver. Y pareciera que a quienes nos gobiernan, todo aumento (de sueldo, prestaciones, nivel educativo en la población) le parecen gravosos, pero ¿y los sueldos que se despachan ellos? ¿eso no es gravoso? ¿el tiempo que deberían pasar trabajando y que les descubren en los periódicos viajando, no asistiendo al congreso, etc quien nos lo regresa a los gobernados? muy buena entrada…

  5. Gracias Ale.

    Realmente es vergonzoso y ocurre en todas partes. Los políticos, la mayoría, que no quiero que me acusen de generalizar, altos cargos y dirigentes varios empiezan a parecerme una plaga difícil de controlar, no quiero acabar con ellos, los “bichos” suelen ser beneficiosos si están controlados, pero deberíamos hacer algo antes de que acaben con nosotros.

    Ya sé que además en tu país, todavía debe ser más duro, con toda esa violencia que parece incontrolable.

    Un beso.

  6. El otro día, me dio por hacer cuentas y ver que pasaría si todos dejásemos de trabajar una hora diaria, es decir, hacer jornadas de siete horas con la consiguiente reducción del sueldo. Saqué la cuenta con mil trabajadores. Si cáda uno de esos mil trabajase siete horas en lugar de ocho, sobrarían mil horas, que repartidas en jornadas de siete horas, dan para que trabajen 147 personas más. ¡147 por cada 1000! A mi me parece mucho y la solución no la veo tan complicada. Al menos, si me reducen el sueldo también me reducen el tiempo trabajado. Y si hay que repartir, me parece muy bien, lo repartimos todo.
    Y digo yo: si esto se me ocurre a mi, que no tengo grandes conocimientos de economía. ¿Por qué no se le ocurre a los que sí los tienen? ¿A quien no le interesa?.
    El tema del ahorro, sin embargo, no lo veo tan claro. Tanta contención en el gasto lleva a que si no tengo trabajo o el que tengo no es seguro, o no me fio de que me bajen el sueldo cada vez que a alguien le da la gana, pues no me atrevo a consumir. Y si no consumo, hay alguien que no vende, y si no se vende no se fabrica…y es que en economía nada es blanco ni negro.
    De todas formas, no perdamos el ánimo y aprovechemos la ocasión para aprender a vivir con menos y no por ello dejar de disfrutar.
    Un abrazo.

    • ¿Cuándo te presentas a presidenta???? 🙂

    • Pues fíjate tu, si a esto le añadimos, que se acaben las compensaciones a los banqueros que no han hecho bien su trabajo y con las dietas de políticos y doblesueldos a todas las personas que trabajan y cobran de la administración (puestos de designación directo, que por cierto son muchos y cobran mucho más que los funcionarios) sin tener ganada su oposición. La verdad, Anabel, es que coincides con la mayor parte de los economistas conocidos, en la contención de la deuda no está la solución y tu has expuesto muy bien el por qué.

      Un besico!

  7. Ana, hacía tiempo que no me detenía, con taza de té incluida, por estas páginas…y me encuentro con esta preciosa reflexión sobre lo que sucede en nuestros días. Me han llegado correos similares por internet, pero leer tus palabras, especialmente las finales, me ha gustado mucho. Las imágenes también,…una de ellas me recuerda al Guernica de Picasso. Sin duda estamos pasando unos momentos inciertos. Pero yo siempre creo que de esto se puede salir. Es cierto que no veo claro que “los que deciden” sean de confianza (NINGUNO), pero pienso que todavía no estamos como cuando se racionaba la comida…Creo que saldremos adelante, que sí los pequeños y grandes empresarios se unen…dejando a un lado a los que gobiernan…finalmente conseguiremos avanzar…y también necesitamos que se presenten a la política personas que crean en eso…en la política…no como en una ciudad de este país que se presentó una chica que sacó las peores notas en su instituto, que no la importaba el sistema educativo…y terminó con un chofer en su puerta a diario y tomando las decisiones relevantes a la educación…esto no puede ser de ningún modo…pero ¿quién se presenta a político/a?
    Un abrazo grande y perdona que me haya extendido tanto…Sobre todo, hay que mirar hacia delante con optimismo…los españoles somos muy creativos y alegres. Eso no debemos perderlo nunca.
    Bss!!!

  8. No hay nada que perdonar por la extensión, al contrario. Precisamente lo que buscaba con esta entrada, a parte de desahogarme un poco, era abrir un debate sobre este tema, que realmente es preocupante.

    Por desgracia creo que no podemos dejar de lado a los que nos gobiernan y los empresarios por lo menos los grandes, no creo que estén por la labor de ayudar, aunque ojalá se dieran cuenta que si nos cortan el “grifo” y sólo nos ofrecen inseguridad, a ver quien consume lo que ellos fabrican.

    Un beso guapa y me alegra mucho verte por aquí, con taza de té incluida, Por cierto a ver si me paso por tu blog, para ver que tal te fue el viaje. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s