AventArte

Un lugar de cuentos, imágenes y sentimientos.

ÉRASE UNA VEZ… PARA ANABEL

8 comentarios

Cumpliendo los deseos de Anabel en sus 50 otoños, aquí os dejo los cuentos que recibió el día de su cumpleaños.  El primero de su princesa Elisa, que a mi me parece una bella biografía de Anabel y el segundo de su amiguita Ana, que pasó algún apurillo para comprarle el regalillo  😉

ÉRASE UNA VEZ…  (Elisa Blasco)

Érase una vez, en un reino muy muy lejano, donde fue organizada la mayor fiesta de su historia. La convocaron los reyes con motivo de la celebración del nacimiento de su primera hija. Todo el reino se reunión para festejar el gran día. Estaban muy felices con la llegada de su princesa.

Antes del gran banquete, los habitantes del reino fueron acercándose uno a uno a ofrecerle un regalo a la recién llegada.

La primera en llegar fue Calíope, gran amiga de la familia.

     -Pequeña, te traigo el don de la bella voz. Cantaras como los ángeles y animarás así todo el reino. Y recuerda, esta es la mejor manera de eliminar todo tipo de pena.

En segundo lugar llegó Itshoe. Un duende primo de la Reina. Su primo favorito, a decir verdad.

     -Para esta preciosa princesita tengo como regalo esta caja. Pero no es una caja cualquiera, esta llena de empatía. Requisito necesario para cualquiera que quiera gobernar. Y no olvides que tan importante es saber ponerse en los zapatos de otro, como saber quitárselos cuando te hacen rozadura.

Luego llegó el turno de Amicus.

     -Yo te traigo el mayor tesoro. La amistad. De esta forma nunca te faltará un hombro en el que llorar, en el que apoyarte o al que golpear cuando te de la risa.

En cuarto puesto vino Venus. Traía consigo un collar de oro blanco con un corazón de cuarzo.

     -Ten princesa. Te traigo el amor. Tendrás amor de sobra para dar a todo tu reino y a todo aquel que quiera pertenecer a él.

Al retirarse Venus, de pronto, al lado de la cuna se formó una gran bola de humo verde. La guardia no tuvo tiempo de reaccionar. La Malvada Bruja estaba al lado de la princesa. Los reyes intentaron ir a proteger a su hija, pero ya era tarde. Había cogido a la pequeña en brazos.

     -Que montón de ñoñerias has escuchado en tu corta vida. Puede que tus padres crean que pueden protegerte entre algodón de azúcar, pero tranquila, yo estoy aquí para evitarlo. También tengo un regalo para ti.  Ten, la estrella de las sombras.

De su mano salió la estrella envuelta en una bruma grisácea tras permanecer en el aire unos segundos se incrusto en el pecho de la pequeña. La Malvada Bruja miro desafiante y triunfadora a los reyes, dejo a la pequeña de nuevo en su cuna y se esfumó en la misma bola de humo verde en la que había llegado.

Durante unos largos minutos todo era silencio en el palacio. Finalmente, el Hada Blanca, se atrevió a romperlo. Recomendó que nadie hablara jamás de lo allí ocurrido. Prometió a los afectados reyes que ella iba a investigar la forma de resolverlo. Así se hizo. Nadie volvió a mencionar aquello hasta mucho tiempo después.

La fiesta continuó y los habitantes terminaron de darle sus regalos.

La princesa fue creciendo, cuidada en todo momento por sus padres. Aunque no hablaban de aquel día ninguno de los dos podía olvidar a la Malvada Bruja.

La princesa era feliz. Su reino no era de los más fuertes económicamente, pero no le faltaba de nada y tenía amor y alegría a raudales.

Al poco tiempo, llegó un hermanito. Nuestra princesa estaba como loca con él. Iban juntos a todas partes. Salían a cabalgar juntos, acudían a los torneos juntos, paseaban juntos por los jardines. Y por las noches, cuando tenían miedo, cruzaban el palacio para protegerse el uno al otro.

Los reyes estaban muy orgullosos de nuestra princesa. Era amable con los habitantes del reino, era muy lista y sus profesores estaban encantados con ella. Además tenía muchos amigos y amigas.

Un tiempo después, cuando nuestra princesita ya era más mayor, llegó otro hermanito. Esta vez también lo esperaban con impaciencia. Nuestra princesa lo cuidó mucho, lo llevaba a pasear por el reino, le enseñó a cabalgar, y le contó algunos de los secretos del reino.

Fue pasando el tiempo y nuestra princesa crecía cada vez más. Los reyes al verla siempre tan feliz pensaban que la estrella de las sombras que llevaba dentro no debía de hacer efecto. Pero en realidad, aunque la princesa no lo sabía, cada vez que tomaba alguna decisión la estrella se activaba condicionándola.

La princesa trabajó y estudió duro, se hizo fuerte y más lista. Ya casi estaba lista para empezar a reinar.

Una noche, en un baile con sus amigos, conoció a un maravilloso príncipe.

Los dos se enamoraron de inmediato. Fueron juntos a otros bailes, a algún que otro acto, a pasear…

Pero un día, el príncipe le dijo a la princesa que tenía que partir a su reino, pues debía reinar ya. No querían separarse de modo que el príncipe le propuso matrimonio y nuestra princesa acepto encantada.

Tras la boda ambos fueron coronados y partieron de allí a su nuevo reino con las bendiciones y buenos deseos de todos los habitantes del reino.

Los principios del reinado fueron difíciles pero felices. Del mismo modo que ocurría en el reino de sus padres, no había mucho oro en las arcas reales pero sobraba el amor y la ilusión.

Poco a poco fueron construyendo las murallas, planificando bien las calles, asentando los cimientos y los sistemas de abastecimiento. Al final tenían un reino de ensueño. Tuvieron una niña y fueron muy felices.

Pero nuestra princesa, ahora reina, seguía teniendo la estrella de las sombras en su interior. No sabía que era pero notaba que algo le pasaba…

Un día de visita en el reino de sus padres, encontró una habitación en la que nunca había estado. Las paredes estaban pintadas. Parecía que contaban una historia. Se acerco con curiosidad para descubrir que no contaban otra cosa que lo que había ocurrido aquel día. Aquello de lo que nadie hablaba.

Se quedó un rato mirando aquello sin terminar de creérselo. Llegó la hora de cenar y nuestra princesa, ahora reina, no aparecía. Todos la buscaban como locos. Fue el Hada Blanca quien la encontró en la habitación del mural llorando en un rincón.

     -¿Por qué lloráis alteza?

     -He descubierto la maldición que hay sobre mí. La estrella de las sombras siempre controlará mi vida y nunca podré hacer lo que realmente quiero hacer.

     -Eso no es cierto, me ha llevado tiempo descubrirlo, pero se como ayudarte.

     -¿De veras? Hazlo.

     -No es tan fácil querida. La estrella está en tu interior y la solución también. Yo sólo puedo ayudarte a encontrar la forma de controlar la estrella.

     -De acuerdo.

De esta forma, nuestra princesa, ahora reina, se fue con el Hada Blanca a su escuela de Hadas.

Estuvo asistiendo a clases durante tres años, y se dio cuenta de que lo había hecho. Había controlado a la estrella de las sombras y estaba haciendo lo que de verdad siempre había querido, estudiar para ser un hada.

Ahora será su cincuenta cumpleaños. Su casa estará abierta para celebrarlo con todo aquel que quiera asistir y compartir con ella ese día. No podía ser de otro modo más que así, tal y como es ella, abriendo su puerta sin comprometer a nadie a entrar pero recibiendo con los brazos abiertos a todo aquel que lo haga.

Y de momento esta historia termina aquí. Ya os iré informando más delante de lo que acontece en la vida de nuestra princesa, ahora reina y aprendiz de hada.

¡FELIZ CUMPLEAÑOS PRINCESA, AHORA REINA Y APRENDIZ DE HADA!

EL REGALITO (Ana V. Campo)

Érase una vez una niña bonita y simpática que se fue a comprarle un regalito de cumpleaños  a su amiga Anabel, tan bonita y simpática como ella.

Entró en una tienda muy grande en la que había muchas cosas y se puso a buscar algo especial para su amiga.   Transcurrió bastante rato y cuando se dio cuenta se encontraba en una zona desconocida para ella la “Sección Juvenil”, de pronto algo llamó su atención…

Desde una estantería había algo que parecía estar haciéndoles señas, miró hacia los lados buscando el apoyo de alguien, pero estaba sola, no había nadie más por allí y aquel objeto seguía dando saltitos y parecía llamarla….

-¿Es a mi? -Dijo la niña.

-Claro, a quien va a ser, si no hay nadie más.

-¿quéeee quieres? -Pregúntó la niña con un poco de miedo.

-¿Acaso no estás buscando  un regalito para tu amiga Anabel?  Porque ya lo has encontrado.

-¿Peeero como sabes… ?  ¿encontrado?

-Así es, soy el regalo perfecto para Anabel.

-¿Conoces a mi amiga?

-Claro, yo vengo del País de Nunca Jamás y ella nos suele visitar muy a menudo.

-Ese país no existe, no se qué hago hablando contigo

-Desde luego que existe, y tu también has estado allí, todo el mundo va a alguna vez, se viaja allí a través de los sueños, aunque muy poca gente lo recuerda.

-La niña se lo quedó mirando, no sabía si salir corriendo de allí o… en fin, suspiró y pensó que tal vez era lo que estaba buscando…

-No estoy muy segura de que le vayas a gustar. –Le dijo la niña mientras lo miraba más de cerca… – Estás lleno de polvo, ¿no será que no te compra nadie y quieres convencerme de que te saque de aquí?

-¡No seas impertinente, niña!  Es verdad que a los que vienen por aquí les interesan más otros… -dijo con cierta tristeza- pero te aseguro que le gustaré, además ya sabes que aquí si no le gusto o tiene otro como yo, puede devolverme…

-Seguro, ¿verdad? ¿No te pondrás a berrear si no le gustas o nos harás un drama porque no quieres volver a la estantería?

-¡Oye, qué fui a colegio público de primera! Yo nunca haría eso.

-Está bien, vente conmigo…

Y colorín, colorado,

este cuento habrá acabado,

si tirando del cordón dorado

tu regalo has encontrado…

****************************************************
Pedimos disculpas por la publicidad que está apareciendo en el blog, al final de las entradas.  Es totalmente ajena a nosotras y fuera de nuestro control, ya que WordPress puede introducir estos anuncios al ser un blog gratuito.
******************************************************
Anuncios

Autor: Ana

Una fotógrafa que no lo es, sólo juega a serlo.

8 pensamientos en “ÉRASE UNA VEZ… PARA ANABEL

  1. Para mí, estos fueron con diferencia los mejores regalos del día. Todos sabéis de mi amor por los cuentos y encima escritos a propósito para la ocasión. Todo un lujo. Y los dos me llegan con mucho cariño.

  2. Que buenos los cuentos querida Ana! No es de extrañar que estés encantada.

    Si yo pudiera escribir un cuento para tí seguro que sería una tontería como que una niña que tenía que hacer un regalo y no tenía dinero entró en unos grandes almacenes y se pilló unas pestañas postizas, luego se las regaló a su amiga, pero como la conciencia no le dejaba dormir, se las volvlió a “mangar” a su amiga y las llevó de nuevo a los grandes almacenes…

    Y es que al final, lo único que pretendo es arrancarte una sonrisa, que otras penas y satisfaciones propias y ajenas, ya te las da la vida !!!!!!

    Muchos besicos !!!!

  3. jejeje lo de las pestañas postizas habría sido un buen regalo, vamos buscando siempre más cosas para añadir a las cajas de disfraces;) Pero a ser posible compradas;)
    Me alegra mucho que te gustaran los cuentos!!! Y recuerda que aun tienes un vale para canjear eh?
    MUCHOS BESOS

  4. Pequeño Poema Infantil.- (Ruben Darío)
    Para Anabel García Capapey.-

    Las hadas, las bellas hadas,
    existen, mi dulce niña,
    Juana de Arco las vio aladas,
    en la campiña.

    Las vio al dejar el mirab,
    ha largo tiempo, Mahoma.
    Más chica que una paloma,
    Shakespeare vio a la Reina Mab.

    Las hadas decían cosas
    en la cuna
    de las princesas antiguas:
    que si iban a ser dichosas
    o bellas como la luna;
    o frases raras y ambiguas.

    Con sus diademas y alas,
    pequeñas como azucenas,
    había hadas que eran buenas
    y había hadas que eran malas.

    Y había una jorobada,
    la de profecía odiosa:
    la llamada Carabosa.
    Si ésta llegaba a la cuna
    de las suaves princesitas,
    no se libraba ninguna
    de sus palabras malditas.

    Y esa hada era muy fea,
    como son
    feos toda mala idea
    y todo mal corazón.

    Cuando naciste, preciosa,
    no tuviste hadas paganas,
    ni la horrible Carabosa
    ni sus graciosas hermanas.
    Ni Mab, que en los sueños anda,
    ni las que celebran fiesta
    en la mágica floresta
    de Brocelianda.

    Y, ¿sabes tú, niña mía,
    por qué ningún hada había?
    Porque allí
    estaba cerca de ti
    quien tu nacer bendecía:
    Reina más que todas ellas:
    la Reina de las Estrellas,
    la dulce Virgen María.

    Que ella tu senda bendiga,
    como tu Madre y tu amiga;
    con sus divinos consuelos
    no temas infernal guerra;
    que perfume tus anhelos
    su nombre que el mal destierra,
    pues ella aroma los cielos
    y la tierra.

  5. Ha sido una grata sorpresa, leer esta columna en el periódico del domingo.-

    Uni-versos
    FRAN OSAMBELA NAVARRO 27/11/2011
    De Urdangarín ya no se ha dicho nada, no…?». Está claro que la velada promete. Servidas las copas sobre la desvencijada barra, era cuestión de minutos que alguno de los parroquianos habituales abriera fuego. La escena no deja de ser lo más parecido a una partida de póker, en la que en lugar de cartas cada uno trae cada noche todos los problemas que le caben en la mano, y también alguna noticia (incluso buena). Así, es fácil saltar de la opacidad de las cuentas regias a los no menos oscuros planes del Gobierno que llega, pasando por el caso Blanco y sus reuniones de gasolinera, o la voracidad de esos anónimos especuladores que todo lo andan jodiendo.
    Es decir, nada nuevo.
    Pero esta vez la noche sufre un giro inesperado. Por los viejos bafles resuena Sinatra casi al mismo tiempo que del grupo emerge la figura del joven poeta aragonés Marcos Callau, algo más que un fan de La Voz, a quien incluso ha dedicado un blog (francescoalbertosinatra.blogspot.com). Frankie, Dean Martin, Tony Bennett, Sammy Davis Jr…. la conversación crece hasta explotar en mil pedazos: ayer, hoy, música, literatura… Somalia (???). Sí, Somalia, aunque suene raro. Y es que Callau es parte (muy) activa de la iniciativa literaria Uni-versos para Somalia, un proyecto benéfico respaldado por Médicos sin Fronteras en el que cien autores participan en un poemario cuyos beneficios van destinados a ayudar a paliar una de las peores catástrofes alimentarias de la humanidad.
    Llegados hasta aquí, la noche ya solo tiene sitio para la solidaridad y para echar un vistazo al devenir de un primer mundo desbocado e hipócrita. Marcos habla del proyecto, de sus distintas presentaciones y de la colaboración de la editorial Quadrivium, que es la que ha editado el poemario, pero sobre todo ofrece la semblanza de un pueblo marcado: parece haber nacido solo para morir de hambre.
    Un rato después, disuelta la tertulia, en las (tres) aceras de la madrugada lo de menos es ya si la prima de riesgo es o no pariente directa de la niña de Rajoy, o cuál es la auténtica ocupación de la madre de los mercados. Uno vuelve a casa con las manos en los bolsillos, tarareando Fly me to the moon y lamentando que las librerías no estén abiertas todavía.

    • ¡Me encanta! Esa es también mi idea. No podemos dejar que toda esta basura con la que nos bombaardean los telediarios nos haga olvidar todas las personas que están haciendo lo que está en su mano para que el mundo vaya un poquito mejor. Como Marcos y todos los que de una u otra forma han colaborado con ese proyecto.

  6. Pingback: LA LLEGADA DE AMELIA | AventArte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s