AventArte

Un lugar de cuentos, imágenes y sentimientos.

DESAPARECIDOS

9 comentarios

Fotógrafa: Raquel Félez

El pasado jueves 24 de noviembre se inauguró en el Centro de Historias de Zaragoza, la exposición de Gervasio Sánchez “Desaparecidos”.  Acudí con mi hermano y allí nos encontramos con bastantes amigos.

Aunque sabíamos que no era un día muy adecuado para verla, por la afluencia de público, nos pareció interesante escuchar las palabras de Gervasio Sánchez.  Estuvo acompañado por el director del Centro y por la comisaria de la exposición, Sandra Balsells.  Gervasio nos explicó brevemente como había llevado a cabo el trabajo, también tuvo un recuerdo para los políticos españoles y su escaso apoyo a los desaparecidos en España.  En esta noticia de El País podéis encontrar una información más detallada.  Sus palabras me parecieron muy interesantes, pero de todo ello hubo algo que se me quedó grabado, cuando dijo que si al llegar al final y salir por la puerta, hay alguien que no se haya emocionado y salga con el corazón encogido ¡Qué se haga mirar la cabeza!

Ese día no me llevé la cámara porqué pensé que sería complicado hacer fotos, por eso quiero agradecer a Raquel, de mi grupo de fotografía, la imagen de Gervasio, que muy amablemente nos ha cedido para el blog.  Y también agradecer a mi marido que me prestó su fantástica cámara compacta, para hacer las fotos de la exposición cuando fui con Anabel.  Las fotos están hechas sin flash ni trípode, de ahí lo de fantástica.

El día de la inauguración mi hermano y yo dimos un repaso rápido a las salas comentando lo que veíamos.    En aquellos momentos recordamos que nosotros podíamos haber sido una de esas familias con desaparecidos, nos vinieron a la cabeza las historias que nos contaba mi padre sobre mi abuelo y cómo en varias ocasiones estuvo a punto de ser incluido en esos grupos que llevaban al monte y que luego ya no volvían.  Finalmente al llegar a la puerta de salida lo hicimos con el corazón encogido y con el ánimo de volver otro día para repasar con más tiempo toda la exposición.

Por supuesto llamé a Anabel para contárselo y quedamos para ir a verla a la semana siguiente.    Y allí nos presentamos una tarde a primera hora, con lo cual tuvimos una tranquilidad absoluta para examinar las fotos sin prisas y tomándonos nuestro tiempo para leer todos los textos.

La exposición recoge 122 fotografías en blanco y negro, además de 87 retratos a color, tomados en diez países de América Latina, en Bosnia Herzegovina, Iraq y España entre 1998 y 2010.  También se pueden ver algunos vídeos que complementan el trabajo fotográfico.

Las fotos están distribuidas en diferentes salas con una estructura muy determinada:  centros de detención, memoria, objetos, búsqueda, exhumar, bodegas, identificar, inhumar, España y finalmente la sala de los retratos.  Todas son, no encuentro el adjetivo adecuado, pero acabas poniéndote en la piel de esas personas, que buscan, que no saben, que esperan, que sufren…

También nos asomamos tímidamente a las dos salas de vídeo, en la primera vimos a una mujer rodeada de féretros, todos iguales, se encontraba sentada sobre uno de ellos mientras acariciaba con las manos los dos que tenía delante, sin parar de llorar y lamentarse.

El otro vídeo se encuentra junto a la sala de los retratos, que os hablaré de ella al final, en el vídeo aparecía una mujer mayor, pero en su rostro y a pesar de la tristeza se adivinaba una gran belleza, cosa que pudimos comprobar cuando nos mostraron una fotografía antigua junto a sus cuatro hijas ¡cuánta felicidad, cuántas risas, cuánta belleza!  Ella nos va contando como perdió a su marido, a sus cuatro hijas, dos de ellas embarazadas y a dos yernos.   Sólo ha recuperado el cuerpo de una de sus hijas.   Y vive con la esperanza de poder encontrar a sus nietos.    Es el único trozo que vimos, no pudimos más, lo siento.

Y para terminar quiero hablaros de la sala de los retratos, la que más me apretujó el corazón y eso que allí no encontramos elementos de tortura, ni tumbas, ni huesos…  Son las únicas imágenes en color de toda la exposición, nos muestran a familiares de los desaparecidos, hay muchas, pero las siete de tamaño grande, situadas en una pared… parece que estén allí mismo… miré sus manos, como sujetan las fotos de sus desaparecidos, miré sus ropas, miré sus gestos, miré… sus ojos, no es fácil enfrentarse a su mirada, pero es lo menos que sentí que debía hacer.

No dejéis de ir a verla.

La exposición permanecerá abierta al público hasta el 12 de febrero de 2012. Los horarios de visita son los siguientes: de martes a sábado de 10 a 14 horas y de 17 a 21 horas. Los domingos de 10 a 14 horas. Cierran los lunes.

****************************************************
Pedimos disculpas si aparece publicidad al final de las entradas. Es totalmente ajena a nosotras y fuera de nuestro control, ya que WordPress puede introducir estos anuncios al ser un blog gratuito.
******************************************************
Anuncios

Autor: Ana

Una fotógrafa que no lo es, sólo juega a serlo.

9 pensamientos en “DESAPARECIDOS

  1. Muy interesante exposición. Gracias pro la información, tomamos nota.

  2. No, mis queridad Anas, no me busquéis en la exposición de los “Desaparecidos”, solo estoy en silencio pero con vosotras. Siguiendo le blog, leyendo los comentarios de mis compañeros y a vostras mis dulces Anas.
    Un beso y sigo aquí

    • Te echamos de menos, cuando no nos escribes, pero es bueno saber que sigues ahí.

      Un beso.

      • Un gran abrazo, Mª José. Sabes que estamos a tu lado.
        Respecto a la exposición, yo también opino que vale la pena ir a verla.
        De todas las cosas que me ha hecho pensar y sentir, me quedo con la sensación final de que todo lo que hemos visto durante toda la exposición (presentado en blanco y negro) se nos muestra en color en la última sala. Es presente. Está ahí. Continúa ocurriendo y podíamos ser cualquiera de nosotros pues hay gente de todos los países, de distintas épocas, hombres, mujeres, pobres, y otros a los que por su aspecto se les presume un bienestar económico y cultural.
        Quizás no podamos hacer mucho más, pero sostener un rato sus miradas hizo que me sintiese más presente y comprometida.

  3. Recuerdo el discurso de Gervasio Sánchez:
    El 7 de mayo de 2008, el fotógrafo y periodista Gervasio Sánchez subió a recoger un premio, el Ortega y Gasset que otorga el diario El País, ante la asistencia de numeroso público; entre el que estaban la vicepresidenta del gobierno, el presidente del Senado, varios ministros, Esperanza Aguirre y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, además de todos los medios de prensa.
    “Estimados miembros del jurado, señoras y señores:
    Es para mí un gran honor recibir el Premio “Ortega y Gasset” de Fotografía, convocado por El País, diario donde publiqué mis fotos iniciáticas de América Latina en la década de los ochenta y mis mejores trabajos realizados en diferentes conflictos del mundo durante la década de los noventa, muy especialmente las fotografías que tomé durante el cerco de Sarajevo. Quiero dar las gracias a los responsables de Heraldo de Aragón, del Magazine de La Vanguardia y la Cadena Ser por respetar siempre mi trabajo como periodista y permitir que los protagonistas de mis historias, tantas veces seres humanos extraviados en los desaguaderos de la historia, tengan un espacio donde llorar y gritar. No quiero olvidar a las organizaciones humanitarias Intermon Oxfam, Manos Unidas y Médicos Sin Fronteras, la compañía DKV SEGUROS y a mi editor Leopoldo Blume por apoyarme sin fisuras en los últimos doce añosy permitir que el proyecto “Vidas Minadas”, al que pertenece la fotografía premiada, tenga vida propia y un largo recorrido que puede durar décadas. Es verdad que todos los gobiernos españoles, desde el inicio de la transición, encabezados por los presidentes Adolfo Suarez, Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero, permitieron y permiten las ventas de armas españolas a países con conflictos internos o guerras abiertas. Es verdad que en la anterior legislatura se ha duplicado la venta de armas españolas al mismo tiempo que el presidente incidía en su mensaje contra la guerra y que hoy fabricamos cuatro tipos distintos de bombas de racimo cuyo comportamiento en el terreno es similar al de las minas antipersonas. Es verdad que me siento escandalizado cada vez que me topo con armas españolas en los olvidados campos de batalla del tercer mundo, y que me avergüenzo de mis representantes políticos. Pero como Martin Luther King, me quiero negar a creer que el banco de la justicia está en quiebra, y como él, yo también tengo un sueño: que, por fin, un presidente de un gobierno español tenga las agallas suficientes para poner fin al silencioso mercadeo de armas que convierte a nuestro país, nos guste o no, en un exportador de la muerte.
    Muchas gracias”

  4. Me apunto a ese sueño. Gracias, Antonio por acercarnos a este discurso.

  5. Que ganitas tengo de acercarme a ver la exposición, lástima que yo o estaré tan tranquilita viéndola…, me alegro por vosotras!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s