AventArte

Un lugar de cuentos, imágenes y sentimientos.

CALOR Y COLOR

7 comentarios

Fotógrafa: Anabel García – “Aquí aprendí a poner el “timer” de la cámara”

Cuatro días de fiesta por delante, una cámara de fotos por estrenar, una invitación para pasarlos en el otoñal Pirineo junto a mi fotógrafa preferida y nuestros respectivos maridos. ¿Se podía pedir más?

Fotógrafo: Esteban Blasco – “Duelo de fotógrafas”

Fotógrafo:  José Luis Moro

Fotógrafo: José Luis Moro – “AventArte en acción”

Así que para allí que nos fuimos.

Por mi parte, dispuesta a aprovechar la presencia de Ana y la de su marido José Luis (que también es un gran amante de la fotografía) y volver casi, casi, convertida en una experta.

El tiempo amenazaba con desbaratar nuestros planes, pero se portó bien.

Nos dejó hacer los paseos que teníamos programados, aunque algunas veces hubo que sacar los paraguas. Por mi parte, eso no fue ningún problema, ya que si no es muy exagerada, me encanta pasear bajo la lluvia.

Fotógrafa: Anabel García – “Colores de otoño”

El primer día visitamos Ordesa.

Nuestras cámaras disparaban como locas y aún así, era difícil seguir adelante porque cada paso y cada cambio en la posición, suponía una foto diferente, tan bella o más que la anterior.

Los colores ocres, naranjas, verdes, rojos…todos estaban allí y además el río, que tenía un increíble  tono azul que no le había visto otras veces.

En la siguiente salida paseamos por los alrededores de la ermita de Santa Elena, una ruta diferente, escondida entre el río, con troncos de árboles cubiertos de musgo que a mi me encandilaron y a los que fotografié sin duelo, aguas transparentes y puentes con leyenda.

Fotógrafa: Anabel García  – “El puente del diablo”

Fotógrafo: Anabel García “El pozo de los deseos”

Me gustó un sendero accesible para sillas de ruedas, carritos etc. Por fin una posibilidad de acercar la naturaleza a todos aquellos que necesitan moverse de una forma diferente. Ojalá se amplíen estos caminos y todos podamos disfrutar de un mágico paseo por la naturaleza.

Por las tardes, Ana y yo nos sentábamos con nuestro botín (las fotos que habíamos hecho durante el día) y me enseñaba  a pasarlas al ordenador y a editarlas en Picassa.

Bueno, con lo de Picassa yo tengo más peligro que Willy Fogg con un bonobús. Probé a ponerles colores casi imposibles, a dejarlas con tonos cálidos que me recordaban las fotos que hacíamos en los años 70-80, a ponerles nebulosa.  Lo malo fue que me emocioné tanto con eso que se me olvidó la parte práctica y debí de guardarlas mal, así que ahora sólo tengo las originales. Si consigo recuperarlas, os las pasaré.

Y después de cenar, rescatamos un antiguo juego de nuestros hijos; una especie de Trivial con la temática de cine. Según en la casilla que caes debes responder preguntas, hacer que el compañero adivine la peli a través de un dibujo o de mímica. Y de premio, bolitas de cereales envueltas de chocolate blanco, negro o con leche.

Como os decía al principio ¿a que no se puede pedir más?

Fotógrafo: José Luis Moro – ¡Cómo niñas!

****************************************************
Pedimos disculpas por la publicidad que está apareciendo al final de las entradas, para los visitantes no registrados en WordPress.  Es totalmente ajena a nosotras y fuera de nuestro control, ya que WordPress puede introducir estos anuncios al ser un blog gratuito.
******************************************************
Anuncios

7 pensamientos en “CALOR Y COLOR

  1. Buf-.-…¡qué preciosidad de fotografías! Me han encantado. Creo que me voy al pirineo este fin de semana para quitarme el mono de montaña. Besos.

    • Con lo bonito que estaba el Pirineo, era casi imposible que las fotos saliesen mal. Lo difícil era elegir un momento y un lugar. Comentaba con Ana que no sé como podíamos soportar cuando íbamos con una cámara que llevaba un rollo de 24 fotos. Había que elegir la foto y cruzar los dedos para que la luz fuese la adecuada, no se moviese la cámara. ¡eso si, que emoción cuando íbamos a recoger las fotos a la tienda….!
      Anímate, Marcos y date una vuelta. Seguro que vuelves con las pilas cargadas

  2. Que paisajes más increíbles y que bien os lo pasasteis pillinas. Sin duda alguna en sitios así aún se conserva la magia de la Naturaleza. Por cierto enhorabuena por las fotos, son una pasada. Un abrazo enorme.

  3. Lo pasamos muyyyyyybien. Un abrazo a ti también. Tenemos pendiente un café.

  4. ¡Nos lo pasamos genial! ya estoy deseando repetir.

  5. ¡pero que paseo tan hermoso! y ahí están las fotos para volver a recordarlo cuando quieran ¡que bien! ¡gracias por compartirlas! y si, veo que se divirtieron como niñas 😉

    • Tienes razón, Ale. El Valle de Ordesa es una maravilla, sobre todo en otoño. Y también tienes razón en que nos divertimos como niñas. Por mi parte, cada día trato de buscar más ocasiones para hacerlo y una de ellas es compartir tiempo con Ana. Creo que las dos hemos evolucionado a la vez y en sentido inverso. Es decir, las dos somos ahora mucho más jóvenes que cuando nos conocimos. Y más divertidas y atrevidas. Yo diría que hasta más guapas. Hacemos un buen equipo.
      Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s