AventArte

Un lugar de cuentos, imágenes y sentimientos.

LA FUERZA DE LOS SUEÑOS

23 comentarios

Este cuento ha sido pensado para Alba Pérez, una niña con cáncer, que ha pasado la mayor parte de sus cuatro años ingresada en un hospital en Barcelona.

La hemos conocido a través de Choni, una amiga de facebook y desde entonces estamos enamoradas de su sonrisa permanente.

Hemos hecho varios intentos de contactar con la Asociación Alba Pérez. Nuestro deseo era  imprimir el cuento, encuadernarlo y enviárselo como regalo, pero hasta ahora no hemos recibido ninguna respuesta, así que hoy que es el día contra el cáncer infantil, hemos querido publicarlo en AventArte para que ayude a soñar a todos esos niños y familias que están viviendo esta enfermedad.

Con nuestro cariño.

Algunos días, Alba se sentía triste y cansada. Estaba harta  de ir al hospital, aunque allí tenía muchos amigos y las enfermeras la cuidaban muy bien, pero echaba de menos la comida de su yaya, que era la que más le gustaba de todas las comidas del mundo. También quería que le volviese a crecer el pelo, para que Nieves, su mamá, pudiese hacerle los mismos peinados que a ella tanto le gustaba practicar en sus muñecas.

Deseaba poder correr sin cansarse, y sin notar el miedo en los ojos de sus padres, cuando Alba sudaba mucho o se fatigaba más de la cuenta y, sobre todo, deseaba jugar en su casa, junto con Ariadna y su prima Lucía y ponerse muy fuerte para que le dejasen coger en brazos a Vera, su nueva prima.

Desde hacía tiempo, su vida estaba repartida entre su casa y el hospital. La verdad es que a pesar de los esfuerzos que todos hacían para divertirla y de que Rafa, su papá, no dudaba en hacerse fotos con toda clase de cosas puestas en la cabeza y de dejarse pintar la cara para que ella pudiera reír, resultaba bastante aburrida para una niña  de cuatro años.

Pero por las noches, cuando se dormía, Alba soñaba que jugaba en el parque con sus amigos  y que corría y corría con su bicicleta nueva. Soñaba que iba a  la guardería y que allí tenía muchos compañeros y unas profes muy simpáticas.  Aprendía muchas cosas, y lo que más le gustaba es que les leían muchos cuentos. Su mamá siempre decía que ella era su “valiente princesa” Y a Alba le encantaba disfrazarse y soñar que era una princesa y que un hada la tocaba con su varita mágica y le ayudaba a ponerse buena. Así, algunas veces, conseguía tragarse esos jarabes tan malos que casi siempre le hacían vomitar; se imaginaba que era la poción mágica que le había preparado su hada madrina para curarla.

Alba se daba cuenta de que cada vez que despertaba de esos sueños se sentía mucho más fuerte. Sus deseos por verlos cumplidos eran tan grandes que la hacían mejorar y estar cada vez más cerca de conseguirlo. Así pues, decidió soñar también cuando estaba despierta.

Cerraba los ojos y se imaginaba corriendo con su hermana por el parque; tirándose por el tobogán y jugando a hacer comiditas con Ariadna y Lucía. En sus sueños, todo era posible. Dormía en su cama, se bañaba con su hermana y se enjabonaban el pelo la una a la otra y su yaya le preparaba todas sus comidas preferidas.

Se sentía tan feliz en estos sueños que, poco a poco, se iban convirtiendo en realidad y los médicos estaban alucinados de sus progresos.

Lo que los médicos no sabían es que, sin necesidad de hablarlo ni ponerse de acuerdo, toda la familia de Alba soñaba lo mismo; su hermana, su prima, sus padres, sus abuelos, todos los amigos de Alba, los papás de sus amigos, los amigos de sus papás y todos esos “papás y mamás” que desde la Asociación  Alba tanto cariño y fuerza le transmitían.

Y en todos ellos, el deseo era tan fuerte y creaba tanta energía y tanto amor, que Alba lo sentía crecer dentro de ella y su cuerpo se alegraba y se fortalecía.

Y así, Alba, siendo tan pequeña, aprendió una enorme verdad: que el amor es la fuerza que mueve el mundo y sana los corazones.

Y que si se desea algo con intensidad, nos dirigimos hacia el objetivo, sin que los miedos nos desvíen.

Y ahora, con mucho amor y mi corazón henchido de alegría, voy a cerrar los ojos y a correr junto con Alba por una tranquila y luminosa playa, repleta de amigos con los que jugar.

Si lo deseas con fuerza, puedes venir con nosotros.

Ana Isabel García Capapey
Enero de 2013
 
****************************************************
Pedimos disculpas por la publicidad que está apareciendo al final de las entradas, para los visitantes no registrados en WordPress.  Es totalmente ajena a nosotras y fuera de nuestro control, ya que WordPress puede introducir estos anuncios al ser un blog gratuito.
******************************************************
Anuncios

23 pensamientos en “LA FUERZA DE LOS SUEÑOS

  1. Ana Isabel es cuesto es precioso y nos ha llegado al corazón. Muchas gracias

  2. Hola Rafael. Supongo que eres el papá de Alba.
    Esa era nuestra intención; la mía al escribirlo y la de Ana al acompañarlo con sus fotos. Es posible que algunos de los nombres o datos no sean del todo correctos, porque los fuimos sacando de facebook y de los que nos aportó nuestra amiga, Choni Acín. Si deseáis cambiar o añadir algo para que a ella le resulte más propio, lo hacemos.
    Un abrazo a toda la familia.

  3. Me parece una historia preciosa Anabel. Mi enhorabuena.

  4. Me alegra que te guste, Marcos. Un abrazo.

  5. Bravo. No hace falta decir nada más.

    Besos y abrazos

  6. Precioso, me he emocionado, un detallazo, te felicito

    • Gracias, Yolanda. Hoy es un día para rescatarlo. Todos deseamos que Alba y su familia puedan estar tranquilos y disfrutando de todas esas cosas que Alba debería tener a su edad. Yo creo en la fuerza de los sueños y del amor. Yo no digo que vaya a curar la enfermedad, pero, como mínimo, ayuda a hacerlo todo más soportable. Un abrazo.

  7. Un detallazo de tu parte, gracias por dejarnos compartir el cuento , tengo dos nenas de 10 y 3 años y le han gustado mucho, espero que Alba se sienta muy feliz al ser protagonista de su historia contada en cuento Bendiciones .

  8. Hola anabel…..lo acabo de leer y me he qdado sin palabras es precioso ojala el sueño se haga realidad y sus hada este siempre con ella para darle toda ésa fuerza qué ya tiene….una saludo de una seguidora de alba

  9. Hola Anabel muy bonito el cuento me ha conmovido mucho ya q al igualq alba tengo un sobrino de su edad con l misma enfermedad.un besito

    • Hola Noelia. Se me ocurre que utilizando como base el mismo cuento, puedo hacer uno personalizado para tu sobrino. Si me mandas datos sobre él, se lo preparo encantada; luego puedes ponerle unas fotos y encuadernarlo y se lo das en papel, para que pueda verlo y tocarlo.

  10. Es bonito pero a la vez triste, ojalá pronto se pueda escribir el final feliz que todos deseamos y ansiamos.

    • Ójala, Pamela. Todos estamos en ello. Y no sólo Alba, sino tantos niños que están sufriendo y tantas familias que viven entre el miedo y el dolor.

  11. Precioso cuento y muy certero el mensaje que estás enviando, lo comparto contigo. Si creemos en la curación de Alba, si la visualizamos entre todos , si la pudiera visualizar Alba mismo no hay mejor ayuda para ello que este hermoso cuento.

    • Yo sí lo creo, Mariana. Creo que una parte importante en cualquier enfermedad es tener motivos para tirar hacia adelante; aguantar todos los dolores e incomodidades que produce, con la certeza de que todo va a salir bien y saber que no estás sólo, que a los demás les importa. De alguna manera, yo creo que todo este amor que se está generando alrededor de Alba tiene que producir energía sanadora. Así que a seguir soñando.

  12. felicidades un cuento precioso tiene mucha ternura seguro que a alba le encanta

  13. Es precioso!!! gracias por este hermoso mensaje!!

  14. Pingback: +100.000 VISITAS | AventArte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s