AventArte

Un lugar de cuentos, imágenes y sentimientos.

CUENTOTERAPIA CONTRA LA ADVERSIDAD

13 comentarios

Esta foto la ha elegido Ana para acompañar el  cuento de Marta.

Siguiendo con la entrada anterior, en la que aparecía uno de los cuentos que salieron del taller que realizamos conjuntamente, Ana y yo, en Ibercaja-Actur.  Aquí os dejamos otro que hemos elegido para compartir con vosotros, este escrito por  Marta Marín.

Según nos comentó Marta, las fotografías que más le inspiraron fueron las tres que aparecen a continuación, tanto las fotos como los comentarios que se hicieron sobre ellas le llevaron a recordar a su abuelo y la relación que tuvo con él, de ahí salió este precioso cuento…

Érase una vez un Mago, que con sólo sonreír hacía magia, llenando de carcajadas la habitación en la que estuviera, por lo que todos los ciudadanos de la corte se acercaban a él esperando esa mirada infantil y esa sonrisa pilla que era un bálsamo para las tristezas.

Nuestro Mago tenía una joven aprendiz, Marta, que eligió nada más verla y a la que mostró todos los secretos de la vida; le contó todas las historias pasadas, presentes y aunque ella no lo sabía, futuras; le enseñó a hacer música sin instrumentos; a cómo conseguir que un tomate supiera mejor que un pastel y a viajar a mundos lejanos sin necesidad de coger un avión.

Un día, Marta, tuvo una visión, no sabía cuando, pero tendría que partir lejos, demasiado lejos, se tendría que separar de su maestro, pero era necesario para poder perfeccionar sus dotes mágicas.

El destino llamó a su puerta, y cuando el Destino viene, no puedes declinar su invitación, así que se despidió de su maestro, hizo las maletas con muy poco equipaje porque era un viaje largo y pesado, cerró los ojos y cayó en un sueño profundo, tan profundo que al despertar sintió que habían pasado años.

Su nueva vida fue emocionante, conoció a maravillosos duendes y hadas, y alguna que otra bruja que no era feliz y no soportaba que nadie más lo fuera, y como todos sabemos la gente infeliz no soporta la magia de la risa.

Marta intentaba poner en práctica todo lo aprendido, y cuando tenía una duda hablaba con su maestro a través del viento y en días inspiradores, hasta lo veía en las estrellas sintiendo que estaba a su lado y que eso le hacía capaz de todo, hasta de hacer reír a las brujas.

Un día, le llegó una carta de su madre, que le contaba apenada que su maestro estaba enfermo, pero que estuviera tranquila porque él hacía magia y se recuperaría, recordándole que tenía que seguir con su aprendizaje porque su maestro así lo quería.

Lo veía en las estrellas, sintiendo que estaba a su lado y que era capaz de todo, hasta de hacer reír a las brujas.

Pasó el tiempo y el Mago no mejoraba, probaron con pócimas y música; con risas y carcajadas; venían gentes de todos los reinos, cada vez más lejanos, que traían más pócimas y música, que se reían a carcajadas pero que no provocaban risas en el Mago.

Marta estaba preocupada, no podía volver al lado de su maestro y sentía que era la única que podía hacer la magia necesaria para salvarlo, era la única que le hacía reír a carcajadas con sólo mirarlo.

La preocupación no pasó, Marta seguía pensando como poder hacerle llegar su mirada.  Hizo mil y una pócimas; habló con el viento y las estrellas rogándoles ayuda, hasta que al final lo consiguió, apareciendo su maestro en el cielo.  Se miraron como la primera vez, se rieron a carcajadas llenando el universo de ondas que se expandieron rítmicamente y que al chocar con alguien lo llenaba de amor.  Se despidieron y Marta estaba segura de que había conseguido curarlo, nunca antes lo había oído reír de tal manera.  Se fue tranquila a la cama, había hecho un gran trabajo.  Cerró los ojos y cayó en un sueño profundo, tan profundo que al despertar sintió que habían pasado años.

Aunque supo que su Mago se había marchado para siempre y que ya no volvería a verlo.  Lloró y lloró porque no lo había salvado y porque no había estado a su lado, pero un mago, y más este Mago, hace magia hasta cuando no está, hasta cuando hace tiempo que se ha ido; y Marta, nuestra aprendiz de maga, que cada día es menos aprendiz y más Maga, lo va descubriendo y le da las gracias a través del viento y las estrellas por su última lección.

 

Marta Marin Berges – Abril 2014

Anuncios

13 pensamientos en “CUENTOTERAPIA CONTRA LA ADVERSIDAD

  1. Un cuento cargado de emociones. ¡Precioso!

    Gracias a Marta por permitirnos compartirlo.

  2. LA risa puede cambiar el mundo. Un relato muy tierno y una iniciativa esta muy necesaria. Todo lo que se peuda hacer contra la adversidad que vivimos es bienvenido. Saludos.

    • Así es, Marcos. La risa es muy poderosa y compartirla mucho más. Besos. 🙂

      • Hola Ana. Me llamo Ana Isabel y soy amiga de Marta. El cuento me ha encantado. Y las fotos también, por eso te quería pedir permiso para descargárme una de ellas y ponérmela en mi perfil si te parece bien. Enhorabuena a las dos!

        • Hola Ana Isabel, claro que tienes mi permiso. Muchas gracias por preguntar.

          Por curiosidad ¿qué fotografía vas a utilizar y para qué tipo de perfil?

          Un saludo.

        • La de la cerilla para el was :-). Mil gracias

    • Para mi es muy importante para poder afrontar la adversidad el trabajo en grupo. Mostrar nuestro dolor y nuestro miedo en un lugar seguro y respetuoso y escuchar lo que los otros cuentan hace ver que no estamos solos y da mucha fuerza.

  3. Muchas gracias por todos los momentos vividos!!!

  4. ¡Que hermoso cuento! Me llegó al alma, me fue inevitable pensar en mi tata cuando lo leía.
    Felicidades a la chica que lo escribió, su cuento es realmente precioso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s