AventArte

Un lugar de cuentos, imágenes y sentimientos.

SI QUE PUEDO (II)

Deja un comentario

Me está costando escribir la segunda parte de SI QUE PUEDO, porque no sé muy bien como terminar esta historia.

Seguí los pasos que me marqué para llegar a mi objetivo, PATINAR.   Me prestaron los patines y las protecciones -gracias Anabel y Esteban-, compré Trombocid y me preparé para asistir a las clases.

El Club elegido fue Zlalom, a los que agradezco su paciencia y dedicación.  Reconozco que en las primeras clases no me sentí muy cómoda y estuve apunto de tirar la toalla, yo me veía muy torpe y con pocas posibilidades de aprender, es verdad que el grupo era muy grande y seguramente yo no encontré mi sitio; no haberme puesto nunca unos patines y demasiados miedos, no me permitieron encajar bien; tampoco ayudó que en esos días tenía problemas en el trabajo y eso me tenía bastante preocupada.

Por eso agradezco, muy sinceramente, el tiempo y el interés que se tomó Adrián uno de los monitores de Zlalom, que, en sólo dos sesiones, me convenció de que YO PODÍA, consiguió hacerme patinar y lo más importante que disfrutara con ello.    Me encantó compartir esas clases con él, es estupendo.  No paraba de hablarme, de animarme.  Cuando me sugería hacer algo, siempre me decía:   “a mi me gustaría que hicieras -tal cosa-, porque sé que puedes hacerlo, pero si tú no quieres, no la hagas”  y por supuesto, que lo hacía.  Anabel y él se entenderían de maravilla.

El último día fue increíble, subí una rampa ¡la bajé!!!, incluso nos dimos una vuelta por la zona.

¡ESTABA  PATINANDO!!! 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Llegados a este punto no puedo dejar de mencionar a Elda Maganto e Isabel Gurría, que con su taller “La Aventura de tu Vida“, me dieron el empujón y la valentía para que me decidiera a aprender.

Y sigo sin saber como terminar esta historia, no sé si va a ser un relato corto, que acaba aquí o una historia interminable.  Ahora sé que puedo, el problema es que no debo, por lo tanto no quiero seguir patinando.  Temo las caídas, ya el último día tuve una que me dejó bastante dolorida durante varias semanas.  Tenía que haber devuelto los patines durante ese tiempo, antes de que se me pasaran las molestias, pero no lo hice…  ¿Me apetece ponérmelos? Si, pero no debo…

En fin, en estas situaciones lo mejor es escuchar al Kanka, porque como dice Anabel “Sus canciones lo mismo sirven para un roto que para un descosido“.

PATINAR es parecido a bailar un vals…

Debes aprender primero a mover un pie

Y después el otro para no desentonar

Pensar demasiado no hace falta

Hay que dejarse llevar…

…No hay que darse nunca por vencido

No está bien visto parar

Continuará o no…

Anuncios

Autor: Ana

Una fotógrafa que no lo es, sólo juega a serlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.