AventArte

Un lugar de cuentos, imágenes y sentimientos.


23 comentarios

SI LA VIDA TE DA LIMONES…. ¡HAZ LIMONADA!

A veces, cuando menos lo esperamos, la vida deja en nuestra puerta un saco de limones.

Tenemos varias opciones:

– Dejar que se pudran en la puerta. A mi, esta opción no me gusta mucho, sobre todo, porque al cabo de unos días, huele fatal cuando entras a casa.

– Meterlos en la nevera y comerlos a palo seco. Lo malo es, que si comes demasiados se te va agriando el carácter sin darte cuenta.

– Hacer limonada. La verdad es que esta es mi preferida. Teniendo en cuenta que se puede tomar fría o caliente, es una buena bebida para cualquier época del año. Sigue leyendo


24 comentarios

RECETAS DE VIDA: CHOCOLATE AL GRANIZO

Previamente a cocinar el chocolate, es muy conveniente haber dado un largo y relajante paseo por la montaña, o lo más parecido que podamos encontrar.

 

Esta receta sale mucho mejor si se cocina por la tarde, cuando a la vuelta de esta larga caminata, una tormenta nos deja totalmente empapados y volvemos a casa corriendo bajo la lluvia.

 

Sigue leyendo


22 comentarios

ENSALADA DE SUEÑOS

Nada más levantarse de la cama, recoger todos los sueños que han quedado extendidos por toda la almohada.

Buscar bien, porque son expertos en esconderse entre los pliegues y los bordados.

Alguno, incluso ha podido meterse debajo del libro de cabecera. Sigue leyendo


8 comentarios

HELADO PARA SENTIR QUE LA VIDA VALE LA PENA

INGREDIENTES:

Se necesita una buena cantidad de instantes maravillosos, que, previamente, y a lo largo de nuestra vida, hayamos ido congelando en la memoria. También nos valen los que tenemos guardados en el corazón.

Si no tenemos ninguno, no nos queda otro remedio que comenzar a crearlos hoy mismo, sin pérdida de tiempo, y dejar la receta para mañana.

Poner los recuerdos congelados en un recipiente y batir bien, añadiendo una crema de ilusión,  espesa y almibarada para que liguen entre sí.

Servir en una copa transparente y adornar con una mirada dulce como la miel.

Preparar, al menos, dos copas. Es un postre para compartir.

Se recomienda probar la primera cucharada, con los ojos cerrados.